dónde se paga el impuesto de sucesiones

Impuesto de sucesiones por comunidades • Requisitos, documentos y trámite

20
Puntúa esta Información

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) impone la transmisión de bienes y derechos por motivo al fallecimiento de una persona. Esta es una de las cargas fiscales más polémica de los últimos tiempos en España. Además, representa causa gran preocupación en los herederos, sobre todo, por el desconocimiento que supone hacer el trámite.

Si vas a hacer la solicitud de un Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) y no sabes el proceso o los requisitos para conseguir este beneficio económico, llegaste al sitio idea. A continuación te daremos toda la información correspondiente al trámite. Lo primero que debes saber es que la solicitud de este impuesto, debe hacerse en un plazo de seis meses desde la fecha del fallecimiento.

¿Qué documentos necesito para solicitar el ISD?

documentos

Es importante aclarar que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) es una liquidación Estatal. Se aplica en todas las Comunidades Autónomas. Sin embargo, son estas las encargadas de gestionarlo y de establecer la cuantía. Es decir, en cada comunidad varía el total. Este impuesto, debe ser presentado en la Comunidad Autónoma donde estaba residenciada la persona fallecida y no en la que esté domiciliado el contribuyente. Algunos de los documentos necesarios para hacer la solicitud son el Certificado de defunción y el Certificado de últimas voluntades.

¿Qué hacer si no hay testamento?

En caso de que no exista testamento se debe hacer el trámite de la declaración de los herederos. Para ello existen dos métodos, puede ser -en primer lugar- mediante un acta de notoriedad que es realizada por un notario. Este primer supuesto se efectúa normalmente, cuando los herederos son descendientes. Es decir, hijos, nietos. También es efectuada en caso de que sean herederos ascendientes como padres o abuelos. Este apartado, también incluye al cónyuge.

Asimismo, la declaración de herederos se realiza cuando se trata de parientes como hermanos, tíos, sobrinos o primos. Con la diferencia de que, en este caso, se aplica un procedimiento judicial.

Una vez que se haya cumplido con la toda la documentación mencionada anteriormente, se procede al proceso de aceptación y adjudicación de la herencia. En este trayecto se valoran los derechos, bienes y demás obligaciones que constituyen la herencia. Además, es en este momento cuando los interesados, beneficiados o herederos, aceptan la herencia. Es aquí cuando se puede hacer la partición o adjudicación correspondiente.

Con respecto al cumplimiento con las obligaciones tributarias en relación con el impuesto sobre sucesiones, puede hacerse mediante una escritura pública o también con un documento privado. Este informe concentrará los datos de inventario, valoración de bienes, derechos y obligación de la herencia, así como los datos de los interesados (nombre completo, identificación fiscal y domicilio).

¿Cómo se hace la liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones?

Este proceso es obligatorio. Se trata del sistema de autoliquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD). Las personas deben declarar y liquidar el impuesto. Para este procedimiento es necesario contar con los siguientes modelos que deben ser rellenados. Este trámite puede realizarse de manera presencial o telemática:

  • Modelo 660 (Declaración de sucesiones)
  • Modelo 650 (Autoliquidación de sucesiones)
  • Modelo 651 (Autoliquidación de donaciones)
  • Modelo 652 (Autoliquidación de seguros de vida)
  • Modelo 653 (Autoliquidación de consolidaciones de dominio)

Detalles de la presentación para el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

acuerdo

El plazo de la presentación en el caso de las herencias será de seis meses. Este tiempo comenzará a contarse desde la fecha en la que fallece la persona con la que se obtiene la sucesión. Si se trata de una donación el tiempo en el que debe tramitarse es de un mes a partir de la fecha en la que se realice el acto o contrato. Con respecto a la consolidación dominio, solo si fue la muerte de una persona usufructuaria se presentará en un lapso de seis meses desde la defunción. Sin embargo, si se trata de otro caso, el plazo es de un mes. Este se tomará partiendo del día del contrato o el acto con que se origina la extinción del usufructo. El trámite y declaraciones debe hacerse ante la delegación u oficina tributaria de la Comunidad Autónoma.

Cuantías por comunidades

Con respecto al cálculo de la íntegra cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, o en otras palabras, el importe que se debe pagar, es importante tener en cuenta que, para definirla se aplica la base liquidable de cada comunidad autónoma. Es posible que algunas comunidades no hayan establecidos porcentajes, en un caso como este, serán aplicados los estipulados en la Ley sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Estas oscilan entre el 7,65 % y el 34 %. El respectivo cálculo, se hace cuantificando la base imponible, que refiere el importe bruto antes de que se hagas las deducciones pertinentes que no son más que las siguientes:

  • Gravámenes o cargas que reduzcan el valor del bien.
  • Deudas, incluso con Hacienda.
  • Gastos de entierro y funeral. Incluye última enfermedad.
  • Las reducciones se aplican según el parentesco con el difunto.

Cada comunidad autónoma establece el impuesto y las deducciones, por lo que no existe ninguna cuantía estándar.  Será en la comunidad autónoma del fallecido (sin importar en la que esté domiciliado el heredero) donde se puede conocer este impuesto. Lo cierto es que en algunas provincias es más caro que en otras, tanto que algunos beneficiarios optan por no heredar lo que les corresponde.

Las comunidades que tienen la mayor cuantía son Andalucía, Asturias, Aragón, Murcia, Castilla de la Mancha y León. Mientras que el impuesto menor es establecido en Canarias, Madrid, La Rioja, Vasco, Navarra.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!