multa luz roja

Cómo hacer un recurso de multa de la policía local por saltarse un semáforo

15

Los ciudadanos procuran cumplir con las normativas de tránsito para evitar una multa. Las leyes básicas de esta estructura vial es conocida por la mayoría: detenerse ante un semáforo en luz rojo, manejar dentro del rayado, dar paso a los peatones, no dar vueltas en espacios no asignados para ellos y más. Teniendo en cuenta, por lo menos, que saltarse un semáforo en rojo supondría pagar 200 euros y la pérdida de dos puntos. Sin embargo, podemos infringir alguna de ellas con o sin intención.

Si un conductor tenía pocos puntos y por evadir la luz roja se le disminuyen dos más, podía incluso, perder la licencia de conducir. La realidad es que esta sanción podría ser muy grave par el ciudadano. En la mayoría de los casos, los conductores llegan muy desorientados ante el pago de estos importes. Es por ello que, tener información suficiente te ayudaría a evadir la multa. Para ello, tan solo se debe seguir una serie de pasos.

Pasos para recurrir una multa por saltarse un semaforo en rojo

Existen motivos apelables y sustentables para evadir una multa por saltarse un semaforo en rojo. Como, por ejemplo, cuando en las fotografías no se aprecia con veracidad que el semáforo esté en rojo. O, también, cuando se salta la luz para dar paso a un vehículo oficial. En todo caso, existen circunstancias en las cuales no es legal sancionar a un conductor. Para ello, es necesario reclamar. Aquí explicamos cuáles son los pasos y cómo hacerlo.

Paso uno: Casos viables para recurrir a la multa

Lo primero es conocer los casos legales en los cuales se puede proceder. Si cometes una infracción con la intención de hacerlo, entonces no hay mucho qué apelar a tu favor.

  • Prescripción de la multa: Ocurre cuando hay una notificación oportuna con respecto al hecho. En estos casos, cuando la sanción prescribe, se cancela. Si es una infracción leve prescribe a los tres meses. Si es una infracción grave prescribe a los seis meses.
  • Errores de forma: El texto de notificación de la multa debe indicar los datos completos de los autos y el conductor. Nombre, apellidos y dirección del denunciado, características del vehículo y tipo de infracción con todos sus detalles. Si uno de estos no es correcto o no concuerda, se puede recurrir.
  • Argumentos sólidos: Cuando existe pruebas que se cometió la infracción, pero se puede demostrar a través de argumentos sólidos y demás que se hizo por circunstancias contrarias a su voluntad, es posible evadir. Por ejemplo, cuando las señales de tráfico están escondidas o no existen.
  • Pruebas sin fundamento: Las infracciones que se asignan según las cámaras no son 100 % verídicas. Estas pueden verse en baja resolución lo que no permite tener certeza sobre el momento. Las imágenes borrosas son razón para evitar una multa. Asimismo, los radares fijos y móviles tienen su margen de error.

Paso dos: Cuándo y cómo iniciar el proceso

Si estás dentro de una de estos casos, entonces sí puedes esquivar la infracción. Para ello, el trámite debe comenzar dentro de los 20 días hábiles tras haberse impuesto el pago. España, para promover el pago del importe a tiempo, tiene la modalidad de descontar el 50 % de la cuantía a pagar si se realizar en este mismo plazo. Hacemos mención de esto porque, si se decide iniciar el proceso de alegaciones, se pierde el beneficio.

En todo caso, se recomienda analizar que realmente haya posibilidades de ganar, de lo contrario, sigue las reglas y aprovecha el 50 % de descuento. Por el contrario, si sí existe la seguridad para evadir la infracción, se debe optar por el escrito de alegaciones. El mismo debe estar dirigido al jefe de la DGT provincial. Aquí dejamos un modelo para descargar y rellenar en formato Word.

Paso tres: Ve a la DGT

En este texto se describen todos los datos del conductor y del vehículo. Así como una serie de argumentos explicativos, en conjunto con las pruebas, de por qué es una sanción sin fundamento. Esto se debe llevar ante la oficina de la DGT. Allí se analizará el caso y, si se comprueba que el ciudadano tiene toda la razón, se elimina el importe a pagar y habrá atravesado con éxito el proceso.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!