tarjeta de aparcamiento en minusvalidos

Consecuencias de falsificar una tarjeta de aparcamiento para minusválidos

30

En veces, aparcar un coche se convierte en una tarea complicada. Los pocos puestos o las incómodas estructuras hacen que el conductor viole las leyes de circulación. Estas infracciones perjudican al resto de los conductores. Sin embargo, es una de las razones por las cuales los ciudadanos realizan falsificación de una tarjeta de aparcamiento para minusválidos. Este les permite encontrar lugares vacíos y apartar de inmediato. Pero complica la situación de movilidad reducida a quien fue dirigido este espacio.

Los minusválidos tienen ciertas ventajas definidas por el Estado para cooperar con la facilidad de su movilidad. Por ende, se considera que usurpar este tipo de beneficios, que no corresponden, se considera un delito que viola el artículo 392 del Código Penal. En ese sentido, los infractores recibirán una sanción que puede ser monetaria o con privativa de libertad. Aquí explicamos más sobre las consecuencias de infringir en el delito.

Sanciones por falsificación de tarjeta para minusválidos

Las personas con movilidad reducida cuentan con ciertos beneficios para garantizar su circulación e integración social. Es por ello que, falsificar la documentación -esta y cualquiera- es un delito. Explicamos las consecuencias de la falsificación de la tarjeta de aparcamiento para minusválidos:

  • Cuando el delito lo comete un particular puede ser enviado a la cárcel desde tres a seis meses. Además de ello, una multa de tres a seis meses.
  • La persona que trafique un documento falso recibe la misma condena previamente explicada.
  • Quien compra o utiliza un documento de identidad falso, teniendo en cuenta que es falso, irá a prisión de seis meses a un año. Además, cumplirá una multa se tres a seis meses.
  • Cuando es una autoridad o funcionario público quien comete la falsificación, utilizando su investidura para conseguirlo, y así presentarlo como un documento nuevo irá a la cárcel de tres a seis meses y tendrá un multa de seis a 24 meses. Asimismo, será un inhabilitado de su cargo en los próximos dos años.
  • Si la autoridad o funcionario público propicia a un tercero para realizar la falsificación recibe la misma sanción previamente explicada.
  • Cualquier representante religioso que cometa este tipo de delitos también se le otorgará la misma sanción previamente explicada.
  • Si la autoridad o el funcionario público cometiera el delito y se consideraría por causa de imprudencia grave tendría que responder a una multa de seis a 12 meses y la suspensión del carga de seis hasta un año.
  • La misma sanción la tendría el funcionario público que ayude a un tercero a realizar la falsificación.


Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!