patinete eléctrico1

Atropello con patinete eléctrico • Pasos para reclamar una indemnización

25
Puntúa esta Información

El patinete eléctrico es cada vez más usado. Por moda o por practicidad. No importa la causa, la realidad es que existen muchas razones para preferirlos. Y es que, son más versátiles, cómodos y requieren menos trámite que un auto convencional. Te llevan a todos lados y son fáciles de utilizar. Sin embargo, su incapacidad de considerarse un peatón o un automóvil los centra en una ambigüedad de circulación. Muchas personas desconocen dónde deben y no circular y ocasionan inconvenientes.

La verdad es que los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) -dentro de los que están los patinetes eléctricos- circulan a una velocidad máxima que, en caso de ser imprudente, podría generar un accidente. En la actualidad ha habido cientos de incidentes donde estos vehículos están involucrados. Es por ello que, si sufriste un accidente, este artículo es para ti. Aquí le daremos respuestas a todas tus preguntas y te explicaremos, paso a paso, cómo pedir una indemnización tras el atropello de un patinete eléctrico.

Sobre la normativa de los VMP

sobre la normativa

Si eres un usuario de los VMP o no, debes tener en cuenta que la Dirección General de Tráfico (DGT) definió una normativa para regular el uso y circulación de los mismos. Esto responde a los incidentes ocasiones y la inexistencia de un espacio único para su movilidad. En líneas generales, los patinetes eléctricos no cumplen con las mismas reglas de tránsito que un automóvil. Sin embargo, poseen algunas normas como:

  • La edad mínima para circular con los VMP es de 15 años.
  • No estar bajo los efectos del alcohol, drogas o cualquier otro tipo de sustancias.
  • Los ayuntamientos establecerán normas específicas para cada uno.
  • Los VMP tienen prohibida la circulación en las aceras.

Si quieres conocer más sobre estas normas, aquí preparamos un artículo especial para saber todo sobre la normativa para los VMP definida por la DGT. Para más detalles lee nuestro artículo Normativa VMP VMU • ¿Dónde deberían circular? 

Sobre los seguros por patinete eléctrico

seguros

La normativa de los VMP no los califica como peatones ni como automóviles. Es por ello que, los accidentes son frecuentes. Sin embargo, quien desee conducir uno de estos vehículos debe regirse por las reglas antes explicas. Pese a la regulación, siguen surgiendo inconvenientes y cada vez son más las personas que viven algún episodio con un patinete eléctrico.

Como antes explicamos, es posible pedir una compensación económica por los daños físicos, morales y materiales causados. Pero, al no ser automóviles, no pueden regirse por el mismo procedimiento con el cual se pide una indemnización por accidente de tránsito. Es por ello que, surgen ciertas dudas en relación a los seguros. ¿Deben estar asegurados los usuarios de los VMP? ¿Qué pasa si quien me arrolla no está asegurado?

Los seguros y los usuarios de los VMP

Para movilizarse en un VMP o un patinete eléctrico no es necesario poseer un seguro, como sí ocurre cuando se conduce un automóvil. No obstante, al sufrir un accidente como este debes tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Por no considerarse un vehículo de motor tradicional, no requiere el contrato con una compañía de seguros para movilizarse.
  • En caso de un accidente, la responsabilidad es subjetiva y no objetiva.

Por otra parte, es posible que quien conduzca el patinete sí posea un seguro o, sea alquila y tenga un seguro para cubrir este tipo de casos. Bajo estos términos es más sencillo reclamar una indemnización.

Si quien me atropella no tiene seguro, ¿Qué puedo hacer?

El error más grande es creer que, por no poseer un seguro el responsable saldrá ileso por su irresponsabilidad. Lo cierto es que las leyes españolas abren vías para dar resoluciones a estos casos. Por ejemplo, al ser arrollado por un patinete eléctrico y el dueño no posee un seguro, el Código Civil, en su artículo 1902 establece que, «el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado.» Asimismo, indica, que los padres son los responsables de pagar por los «daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda.»

Pasos para reclamar la indemnización

En las siguientes líneas te vamos a explicar todo lo que debes hacer para reclamar una indemnización por atropello con patinete eléctrico. Te pedimos que leas con atención porque este tipo de vehículos no poseen un número de placa o matrícula como un auto tradicional. Es decir, no están registrados. Es por ello que, al pie de la letra debes seguir las siguientes instrucciones.

Identifica al conductor del patinete

Este primer paso es importe debido a que el patinete no está registrado. Es probable que, por los nervios la persona intente irse. Debes hacer lo posible por mantenerla en el lugar y conversar con él. Todo esto, claro está, si no tienes lesiones mayores que te obliguen a ir de una vez al médico. En esta conversación pídele los datos. Nombre y apellido, dirección, DNI, número móvil y fijo y demás. Todo lo que te parezca prudente para tu trámite. En este punto es importante que le preguntes si está o no asegurado.

La persona está obligada a responder a tus preguntas. En caso de que quiera poner resistencia llama de inmediato a la Policía o Guardia Civil.

Recopila información

Debes reunir todo lo que pueda servir como prueba. Mientras estés en el lugar, conversa con dos personas más que hayan presenciado el accidente. Pídele sus datos como nombres y números de sus móviles. Si desean apoyarte en el proceso, tendrás dos testigos presenciales para respaldar tus hechos. Es importante, además, el llamado a la policía o Guardia Civil porque ellos redactarán un informe que puedes adjuntar a tu lista. Este servirá para dar una versión oficial de los hechos.

Fotografía la escena y toma detalle de todo lo que ocurrió para tener pruebas contundentes. Después de todo ello, ve al médico. Aunque sientas que no es necesario, debes hacerlo. Algunas lesiones no se sienten al momento, pero luego se manifiestan con fuerza. Además, en el hospital tendrás un informe sobre tu estado de salud que también te servirá para el proceso.

Reclamo por la vía extrajudicial

El primer paso para iniciar el reclamo es redactar una carta al responsable y a la aseguradora. En él detallarás todo lo ocurrido, cuál es la intención de la carta y la cuantía que pides por la compensación económica. Te recomendamos que realices todo este proceso con la compañía y dirección de un abogado especialista en indemnizaciones. En este punto hay dos pasos posibles.

  • El número uno es recibir una respuesta de las partes y negociar la cuantía. Cada uno debe exponer sus argumentos y llegar a un acuerdo. Pagar la compensación y habrá finalizado el proceso. También es posible no llegar a un acuerdo. El plazo para hallar una solución por esta vía es de un año como máximo.
  • El número dos es no recibir una respuesta en un tiempo prudente.

Reclamo por la vía judicial

Finalmente, la vía judicial es la última instancia. Se aplica en caso de no llegar a ningún acuerdo o no recibir respuestas. Esta es un poco más engorrosa que la primera y la decisión recae sobre un juez. Ambas partes entregar todos los documentos que respaldan la versión. Acreditan testigos e información importante. Después de un lapso de tiempo, se hace el análisis correspondiente de los hechos. En caso de ser negativa el reclamo, quedará así y se cerrará el proceso.

Por el contrario, si se halla como responsable a la persona, deberá pagar la cuantía establecida en la sentencia y en el plazo correspondido.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en responsabilidad civil, con gran experiencia en ámbito de los daños materiales y personales en accidentes de tráfico tanto desde la perspectiva de la entidad aseguradora como desde la de los perjudicados, así como en Derecho de familia, arrendamientos y Mediación Civil y Familiar.
 En materia contencioso-administrativo, con experiencia en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!