baja por depresión

Requisitos para solicitar una Baja por Depresión con Inspección Médica

73
Requisitos para solicitar una Baja por Depresión con Inspección Médica
5 (100%) 1 vote[s]

En muchas ocasiones durante nuestra vida podemos sentir una gran tristeza o sentimos que estamos fatigados todo el tiempo. En estos momentos debes tener en cuenta que se puede estar presentando una enfermedad emocional grave, y por eso hoy te voy a hablar de la baja por depresión.

Primero que nada, debes tener en cuenta que, existen varios tipos de depresión asociados al entorno laboral. En este artículo te explicaré todo lo que debes saber sobre la depresión, y en qué casos puedes solicitar una baja en la inspección médica para que puedas reestablecer tu vida normal.

Si te interesa conocer todo respecto a este tipo de permiso retribuido, entonces te invito a seguir leyendo. Te aseguro que encontrarás información valiosa que te ayudará en tu caso.

¿Qué es una baja por depresión?

Esta es una baja temporal que se otorga cuando el trabajador se encuentra imposibilitado para desempeñar correctamente sus funciones. Esto debido a motivos psicológicos, puesto que las bajas por depresión no se dan por motivos físicos.

Sin embargo, este tipo de baja se maneja como las que se pueden presentar por una enfermedad común.

¿Qué requisitos se deben cumplir?

Debes tener en cuenta que, a pesar de que te sientas triste o con depresión, para solicitar una baja por depresión es indispensable que tengas un diagnóstico médico. En todos los casos se deben cumplir con algunos requisitos, y dependerá del motivo que esté causando la depresión.

Por motivos personales

El médico de familia será el encargado de hacer la inspección médica, y establecer los motivos por los cuales se está dando la baja. En estos casos se establecerá un período inicial de la baja y se debe realizar el seguimiento de la depresión.

Entre las causas personales más comunes encontramos:

  • Muerte de un ser querido
  • Enfermedades
  • Problemas de pareja, entre otros.

Sin embargo, el único competente para hacer este tipo de diagnóstico es el médico, por lo tanto, es indispensable solicitar la atención del médico de familia antes de solicitar la baja.

Por motivos laborales

En este caso es la mutua quién debe decidir si se trata de una depresión por motivos laborales. Entre ellos están:

  • Mobbing
  • Acoso
  • Mala relación con los compañeros, entre otros.

En la mayoría de las ocasiones los empleados podrán terminar gestionando la enfermedad a través de su médico de cabecera.

¿Estas bajas son retribuidas?

Si quieres tramitar una baja por depresión, seguramente te preguntas respecto a las condiciones laborales que aplican en este período. Es indispensable tener en cuenta que este tipo de bajas tienen el mismo tratamiento salarial que cualquier otra patología.

El salario no se verá reducido, pero se dejará de percibir el salario habitual que paga la empresa, porque se pasará a cobrar una prestación por incapacidad temporal. Esta se maneja dependiendo de los días de incapacidad que se determinen para el trabajador, y se pagarán de la siguiente manera:

  • Incapacidad hasta 3 días, no se cobra nada.
  • Desde el día 4 al 20, se percibe el 60% de la base reguladora
  • Después del día 21 se percibe el 75% de la base reguladora

Sin embargo, existen ciertos casos especiales en los cuales se puede percibir una cantidad de dinero mayor que la establecida. Esto depende del convenio colectivo que sea aplicable en cada caso.

También se debe tener en cuenta que, en los casos en los que sea el médico de la mutua el que conceda la baja en estos casos. Esto se manejará con el régimen de bajas laborales, y no por el de las enfermedades comunes, así se puede percibir un pago mayor al mencionado anteriormente.

¿Quién debe pagar esta prestación?

Esto depende del tipo de empleado que seas, puesto que si trabajas normalmente en una empresa. Entones el pago entre el día 4 y 15 es asumido por el empresario, pero a partir del día 16 estos pagos corresponden al INSS o de la mutua.

Por otra parte, en el caso de los trabajadores autónomos, este pago lo realizará la entidad gestora o la mutua competente.

¿Cuáles son los plazos para solicitar este tipo de baja?

Los plazos establecidos para una baja por depresión dependerán de la situación particular de cada persona. Por lo general, este tipo de baja es determinada por el médico de familia, quién puede otorgar un período de corta o larga duración.

En todos los casos la duración máxima de este tipo de incapacidad será de 12 meses, que se pueden prorrogar durante 180 días más. En el caso de que la situación persista, el caso pasará a ser evaluado por el tribunal médico, para dar de alta al trabajador por curación.

Una vez que se resuelva que el trabajador está sano psicológicamente, se debe reincorporar de manera inmediata al trabajo. En el caso de no hacerlo el empresario podrá despedirlo con justa causa.

¿Qué casos de depresión son los más comunes?

En la mayoría de los casos la depresión puede surgir como respuesta a una exposición prolongada al estrés. Ciertamente cada persona reacciona diferente, por lo cual cada caso es diferente, pero casi siempre se puede presentar en ambientes laborales tóxicos.

La dificultad para diagnosticar este tipo de enfermedad, hace que se puedan dar muchos fraudes en este tipo de bajas, al fingir los síntomas. Sin embargo, en el caso de que se compruebe que el trabajador está fingiendo padecer esta patología se procederá a hacer un despido disciplinario, siempre que se tengan pruebas.

En la mayoría de las ocasiones, en los entornos laborales, se manejan tres tipos de depresión o ansiedad, los cuales son:

  • Depresión reactiva al acoso sexual
  • Ansiedad por los diversos conflictos laborales
  • Depresión por la modificación constante de las condiciones de trabajo

En todos los casos, existen problemas psíquicos asociados con la patología. Es por esto que se ha establecido la baja por depresión, la cual busca que los trabajadores tengan tiempo para recuperarse, y volver a ser productivos y eficientes en sus trabajos. En el caso de que no exista una mejora, se puede optar por una incapacidad permanente, aunque es un poco más difícil de solicitar.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en responsabilidad civil, con gran experiencia en ámbito de los daños materiales y personales en accidentes de tráfico tanto desde la perspectiva de la entidad aseguradora como desde la de los perjudicados, así como en Derecho de familia, arrendamientos y Mediación Civil y Familiar.
 En materia contencioso-administrativo, con experiencia en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!