muerte por negligencia

Muerte por negligencia • Como reclamar una compensación económica

32
Puntúa esta Información

La muerte de un familiar o un ser cercano siempre es dolorosa. Lo es más aún cuando la misma ocurre por responsabilidad de otra persona. La muerte por negligencia se puede entender por muchos factores. Puede ser «el descuido» de maquinaria industrial deteriorada, de un producto, empresa o médica. Incluso, es posible establecer que la muerte por negligencia puede ser la responsabilidad un conductor imprudente. La realidad es que, sin importar la razón, es un proceso duro debe afrontar para los familiares en la búsqueda de respuestas.

En medio de este momento, pensar una indemnización no es la primera idea que se viene a la mente. El pago de ella no traerá de vuelta a la persona. Sin embargo, sí aliviará las cargas económicas de todo lo que implican los actos fúnebres. Asimismo, serán de ayuda si el fallecido era quien asumía gran parte de la responsabilidad financiera del núcleo familiar. Si este es tu caso y deseas pedir una indemnización, continúa leyendo. En las siguientes líneas te contaremos todo lo que debes saber para reclamar una compensación económica por muerte por negligencia.

¿Qué se entiende por muerte por negligencia?

qué es la muerte por negligencia

Como antes mencionamos, la muerte por negligencia se da cuando una persona fallece por la responsabilidad, descuido, error o imprudencia de otra. Siempre que nos dicen muerte por negligencia pensamos de inmediato médicos. La asociación nativa que tenemos con ella es la negligencia médica. Pero la verdad es que la mismo puede estar asociada a múltiples casos. Entre ellos: irresponsabilidad de un conductor de vehículo, de una empresa, de alimentos, receta equivocada de medicamentos y médica en general.

Debemos advertirte que estos procesos son difíciles. En líneas generales, reclamar una indemnización es un trámite lleno de detalles que deben cuidarse para estar al pendiente de recibir la cuantía correcta. Con la muerte de un familiar es mucho más complicado llevar a cabo este proceso. Por esta razón, la primera recomendación que te damos es que contrates los servicios de un abogado experto en indemnizaciones. Esta persona es la indicada para llevar adelante este procedimiento y orientarte para hacer lo correcto.

El trabajo de este abogado será, principalmente, el de comprobar que la persona o entidad tenían una responsabilidad con el fallecido. Para ello necesita recopilar todas las pruebas necesarias y demostrar, así, que se incumplió con su deber o que su acción fue el detonante de la muerte. En este sentido, aquí te explicaremos los casos más comunes:

Accidente en automóvil

En España, los accidentes de tránsito son uno de los episodios que más cobran vidas. La mayoría de ellos responde a conductores con consumo de alcohol, exceso de velocidad o la no utilización del cinturón de seguridad. En caso de que la muerte haya ocurrido porque otra persona fue imprudente en la carretera, la ley abre las puertas para que el o la responsable pague por el fallecido.

Si quieres saber más sobre cómo reclamar una indemnización por accidente de tránsito, aquí preparamos un artículo con todos los detalles.

Leer: Accidente de tráfico: consejos para reclamar una indemnización.

Mala práctica médica

Intervenciones quirúrgicas mal hechas, altas adelantadas y atención deficiente son algunas de las causas que encabezan la lista de pacientes. Lamentablemente, la mala praxis médica es una de las principales razones de muerte, no solo en España, sino en el mundo. Según estadísticas, desde 2008 hasta 2018 aumentó un 60 % el fallecimiento de personas por error o imprudencia del médico.

En este orden, se estiman que más de 800 personas murieron el año pasado como resultado de una mala práctica.

Pasos para reclamar la muerte por negligencia médica

cómo

Considerando que es una de las muertes por negligencia más comunes, aquí te vamos a explicar todos los pasos a seguir para reclamar una compensación económica. Debemos advertir que tener éxito en este tipo de reclamo es muy complicado. Sin embargo, no está demás intentar para tener la retribución necesaria.

Paso uno: Define la negligencia

En este caso, lo primero que se debe tener en cuenta para ello es identificar que la causa de la muerte responda directamente a una intervención médica en cualquier área. Muchas personas intentan reclamar sin identificar que, la muerte se dio después de un desarreglo del propio fallecido y no por la intervención del doctor. En todo caso, aquí te dejamos una lista de las acciones que son indemnizables:

  • Intervención quirúrgica que derivaron en la muerte del paciente.
  • Fallos en el diagnóstico de una enfermedad por falta de medios adecuados que supuso complicaciones graves y la muerte del paciente.
  • Fallos en cirugía estética.
  • Contagio de enfermedades infecciosas que responden a la utilización de los correctos métodos de sanidad.
  • Infecciones provocadas por el hospital.
  • Atención en momentos inoportunos y provocó el agravamiento de la enfermedad y la muerte.
  • No recibir asistencia médica urgente por parte del hospital.

Esta es una pequeña lista que solo enumera las negligencias médicas que provocan la muerte de los pacientes. Sin embargo, también se puede pedir una indemnización por mala praxis que genere otras complicaciones. No necesariamente la muerte. Entre ellos está:

  • Descuido de olvidar el material quirúrgico en el cuerpo del paciente después de una operación.
  • Deformaciones o daños del feto por irresponsabilidad médica.
  • Daños provocados por el material quirúrgico utilizado.
  • Daños tras la exposición de una radiación constante.
  • Incumplimientos de los Protocolos Sanitarios y Guías Médicas.

Paso dos: Reclamo ante el hospital

Después de tener certeza que realmente esta haya sido la causa de muerte, debe proceder a escribir una carta al hospital y al médico que atendió al fallecido. En ella se debe explicar lo lujo de detalle lo ocurrido y el error que cometió al médico. Las redacciones deben ser distintas en ambos casos. Describe todos los procesos, lesiones o dolores que pasó la persona hasta morir y finalmente, exige la compensación económica.

Junto al documento debes adjuntar una fotocopia del Documento Nacional de Identidad (DNI) y debe estar firmado por ti con fecha del día de entrega. Si no puedes entregarlo, puede un familiar hacerlo sin problemas por ti. Después de leer el texto, tanto el hospital como el médico deben dar una respuesta a tu exigencia. Si no ocurre así, debes ir a otras instancias.

Paso tres: Reclamo ante los tribunales

Para presentar la demanda ante los tribunales debes seguir los siguientes pasos:

  • Hospital público: Si la negligencia se cometió en un hospital público, la responsabilidad recae sobre la institución y no sobre el médico. Para ello, necesitas interponer la demanda de lo contencioso administrativo contra la sanidad pública. Este proceso se hará por la vía civil.
  • Hospital privado: Si la negligencia se cometió en un hospital privado, la responsabilidad recae sobre el médico y no sobre la institución. Por ello, él asumirá sus consecuencias y corre con el riesgo de quedar inhabilitado para seguir ejerciendo. Este proceso se hará por la vía penal o civil. Debes ir a los juzgados de primera instancia de la comunidad autónoma donde vives e iniciar el proceso.

Paso cuatro: Fase de investigación

Tras imponer la demanda, inicia una fase de investigación. En ella se tomarán las declaraciones de las partes y se estudiará a fondo el proceso. La idea es determinar si realmente tuvo responsabilidad médica o la muerte ocurrió por otras circunstancias. Vale mencionar que, durante este proceso el Estado designa un médico pericial de oficio para tener una versión imparcial de los hechos. Sin embargo, se recomienda que, por tu lado, contrates uno que pueda actuar a tu favor en caso de que se desee manipular la situación.

Paso cinco: Decisión de la sentencia

Si después de terminar el proceso, el juez falla a tu favor, recibirás la compensación y habrá concluido el proceso. Si falla en tu contra, tienes estas opciones para insistir en el caso:

  • Demanda contra el médico: Si el juez falla en tu contra, tienes la opción de apelar ante la audiencia provincial. En caso de que este proceso también falle en tu contra, pon la demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia y después al Supremo. Tras llegar a esta última instancia recibes la misma sentencia, tendrás que pagar una tasa del 10 % de la indemnización que reclamabas. Si pedías 200.000 euros, ahora deberás 20.000 euros.
  • Demanda contra la Administración del Estado: Si el juez falla en tu contra, tienes la opción de apelar ante las salas de lo contencioso administrativo de la Audiencia Nacional. Si esta instancia también falla en tu contra, puedes ir a Tribunal Supremo de tu comunidad autónoma. En este caso deberás pagar una tasa definida por el juez. Por lo general, varía depende del caso.


Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en responsabilidad civil, con gran experiencia en ámbito de los daños materiales y personales en accidentes de tráfico tanto desde la perspectiva de la entidad aseguradora como desde la de los perjudicados, así como en Derecho de familia, arrendamientos y Mediación Civil y Familiar.
 En materia contencioso-administrativo, con experiencia en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!