despido improcedente

Como Reclamar una indemnización tras un despido improcedente

48
Como Reclamar una indemnización tras un despido improcedente
5 (100%) 1 vote[s]

El despido laboral, en cualquier circunstancia, es una mala noticia. Quedar sin empleo en la actualidad es motivo para preocuparse. Pero, quedar desempleado sin ningún tipo de razón o motivo que justifique la acción, es peor aún. Son miles de personas que han vivido esta experiencia de ser echados de sus puestos sin argumentos válidos que sustenten la decisión. Es por ello que, en aras de proteger a los trabajadores, se establece una vía por la cual una empresa puede cesar las relaciones laborales. En caso de que no lo haga, estás siendo víctima de un despido improcedente.

Si el trabajador puede demostrar que no hay razones para su despido o, las que se le alegan no son reales o sustentables, entonces tiene derecho a iniciar el reclamo de una indemnización por despido improcedente. Si estás en una situación similar, tranquilo. Hay una forma legal de proceder y recuperar el puesto laboral. Continúa leyendo. En las siguientes líneas te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre la compensación por acciones injustificadas en el trabajo.

¿Qué es un despido improcedente?

Qué es un despido improcedente

Un despido improcedente es aquel que ocurre cuando una empresa quiere cesar relaciones laborales con un empleado sin razones justificadas. No hay conductas incorrectas por parte del trabajador, ni ninguna sanción por incumplimiento de sus funciones. La mayoría de estos despidos ocurren cuando está por vencerse el contrato del empleado y la empresa no quiere pagar la liquidación. En caso de que desees profundizar sobre este tema y conocer todo lo que la ley dice de él, lee este artículo que preparamos con todos los detalles del tema.

El Estatuto de los Trabajadores establece las causas objetivas que dan, según la ley, motivos para hacer un despido de forma correcta. Aquí te enumeramos algunas de ellas:

  • Ineptitud del trabajador.
  • Falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo.
  • Faltas de asistencias al trabajo de forma regular. Sin importar si son justificadas. La norma establece que, si supera el 20 % de las jornadas hábiles en dos meses, es posible iniciar un despido.

Vale destacar que, hay muchas otras razones para argumentar un despido de forma legal. Eso significa que, si la razón por la cual te despidieron no se encuentra aquí, podrías estar ante un despido improcedente. Sin embargo, si quieres más detalles sobre las causas objetivas del cese laboral, aquí te dejamos el artículo Despido por causas objetivas, causas y efectos.

¿Cuándo un despido se puede considerar improcedente?

Cuándo un despido se puede considerar improcedente

Aunque dimos algunas pistas sobre cuándo es posible considerar improcedente o no un despido, la verdad es que hay muchos motivos. Es por ello que, en aras de aclarar la situación y termines de certificar que tu caso se trata o no de un cese laboral injustificado, aquí te dejamos las causas más comunes:

  • El proceso no cumple con los requisitos: La ley establece una ruta a seguir para el despido de una persona. Si la forma en cómo se realizó no la cumple, entonces estás ante un despido improcedente.
  • Razones injustificadas: Otra de detectar este inconveniente es que las razones que se exponen para argumentar el despido no sean justificadas. En este caso, la persona debe probar que la empresa está equivocada.
  • Por discriminación: Aunque estamos en el siglo XXI aún vemos discriminación hacia ciertos grupos de personas por su raza, credo u orientación sexual. Parece mentira, pero en plena era tecnológica, la discriminación es uno de los motivos más comunes para los despidos improcedentes.

Pasos para reclamar una indemnización por despido improcedente

Cómo reclamar una indemnización por despido improcedente

Es importante saber que todos los trabajadores tienen derecho a recibir una indemnización cuando la empresa decide despedirlos. El único caso en el cual, según la ley, es imposible pedir una compensación es por un despido disciplinario. Si este no es tu caso, debes saber que estás en tu derecho de hacer el reclamo, sobre todo, si el proceso se hizo sin razón alguna. Aquí te enseñamos los pasos que debes seguir para pedir la compensación.

Reclamo a la empresa

Si un trabajador considera que su despido es improcedente, tiene 20 días -desde la fecha del despido- para entregar un reclamo a la empresa. Este reclamo debe presentarse en forma de carta escrita. En ella se debe explicar las razones de por qué considera injustificada la medida. A ello se le adjuntará una papeleta de reconciliación. La recomendación es que la papeleta sea redactada por un abogado experto en la materia. Asimismo, se aconseja que acompañe al trabajador afectado a la entrega de la documentación para servir de mediador.

En caso de que este proceso se llevó a las últimas instancias, pero no dio resultado, el caso pasa a manos de los tribunales.

A manos de los tribunales

Esta segunda fase es un poco más engorrosa y compleja que la primera. En aquella se puede llegar a un acuerdo sobre el retorno al cargo o pago de una indemnización. Cuando la justicia toma el control, toda la decisión queda en manos de los jueces. Sea o no la esperada, debe ser aceptada. Hay varios documentos que puedes presentar como, por ejemplo:

  • Carta de despido.
  • Contrato de trabajo.
  • Certificado de empresa.
  • Informe de vida laboral.
  • Facturas de pago.

Decisión del proceso

Después de recopilarse todas las pruebas de las partes, el juez emitirá una decisión final que debe ser respeta por los involucrados. En caso de que sí se confirme que estamos ante un caso de despido improcedente, la empresa tiene solo cinco días para decidir entre: regresar a la persona a su cargo o pagar la indemnización.

  • Regreso al cargo: Si la empresa toma la decisión de regresar al empleado a su cargo debe pagar los salarios que dejó de abonar desde la notificación del despido hasta que se dictó la sentencia del juez. El artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores aborda este tema y especifica

En caso de que se opte por la readmisión, el trabajador tendrá derecho a los salarios de tramitación. Estos equivaldrán a una cantidad igual a la suma de los salarios dejados de percibir desde la fecha de despido hasta la notificación de la sentencia que declarase la improcedencia o hasta que hubiera encontrado otro empleo, si tal colocación fuera anterior a dicha sentencia y se probase por el empresario lo percibido, para su descuento de los salarios de tramitación.

  • Pago de la indemnización: Si la empresa opta la decisión de pagar una indemnización al trabajador debe abonar 33 días de salario por año trabajado. Esta medida se prorrogará por un lapso de meses inferior a un año, es posible llegar al máximo de 24 mensualidades si el contrato inició ante la reforma laboral de 2012. En caso de ser posterior, el abono deber ser de 45 días por año trabajado con una extensión máxima de 42 mensualidades. Vale mencionar que, el pago de esta compensación supondría el fin del contrato laboral.

¿Qué pasa si la empresa no da respuesta en los cinco días sobre su decisión?

El silencio también es una respuesta. Si, tras dictarse la sentencia, la empresa no notifica al empleado si lo regresa a su antiguo puesto o le paga una indemnización y finaliza el contrato se asumirá que escogió la primera opción. Esto según establece el artículo 56, apartado tres del Estatuto de los Trabajadores.

La única vez que la decisión sobre el retorno o la compensación recae sobre un empleado es cuando este sea un representante de los trabajadores o delegado sindical. En este caso, el Estatuto de los Trabajadores afirma que tiene el derecho de escoger entre las opciones. Al igual que en la explicación pasada, si no emite una decisión en los cinco días previstos por la ley, se asumirá como reintegro laboral. Es importe agregar, además, que independientemente de la decisión que tome, este trabajador debe recibir el importe del salario de tramitación explicado previamente.

Después de haber leído toda la información aquí indicada, esperamos que tengas una idea de cómo realizar este proceso. Sin embargo, te sugerimos que busques la asesoría de un abogado experto en la materia para no cometer errores.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!