reducción de jornada

Cómo funciona la Reducción de Jornada

110
Puntúa esta Información

Todas aquellas personas que tengan a cargo un hijo o familiar pueden disfrutar de un beneficio especial conocido como la Reducción de Jornada. Se trata de una disminución en la jornada laboral para cuidar a su pequeño.

Esta medida busca la conciliación de la vida laboral y familiar, establecida en el Real Decreto Legislativo 2/2015 del 23 de octubre. El principio básico sobre el cual se engloba esta prestación es la protección de la familia, que está garantizada por la Constitución Española en su artículo 39.

Si te interesa saber más sobre la reducción de jornada, y quienes pueden beneficiarse de esta prestación. Te invito a que sigas leyendo este artículo, porque aquí te explicaré a fondo todo lo relacionado con esta prestación.

¿En qué supuestos puedo optar por una reducción de jornada?

Para optar por la reducción de jornada, se deben tener en cuenta algunas condiciones básicas. Específicamente el Estatuto de los Trabajadores, establece que en los casos en los que se tenga un cuidado directo de los siguientes casos:

  • Hijos o hijas menores de doce años
  • Algún hijo o hija con discapacidad que no tenga una actividad retribuida sin importar su edad.
  • Cuidado directo de un familiar de edad avanzada, víctima de un accidente o de una enfermedad que no tenga una actividad económica retribuida.
  • Menores afectados por cáncer o alguna otra enfermedad que requiera hospitalización.

En todos los casos la prestación se aplicará a todos los progenitores, adoptantes o guardadores que tengan a cargo a los menores. En el caso de que se quieran acumular las horas de reducción en jornadas completas, deberá tenerse en cuenta el convenio colectivo que pueda aplicarse en cada caso.

¿Qué duración tiene esta prestación?

En el caso de solicitar la reducción de jornada, se debe tener en cuenta que por regla general se aplica hasta que el hijo o hija cumpla los doce años. No obstante, en el caso de menores que son afectados por enfermedades graves, esta duración se puede prolongar hasta los dieciocho años.

En el resto de casos que te mencioné anteriormente, podrás disfrutar de esta prestación sin un límite máximo. Especialmente en los casos de condiciones especiales o discapacidades, donde la condición no mejorará con el tiempo.

Se debe tener en cuenta que, el tiempo de reducción según se establece en la ley, será de mínimo un octavo de la jornada laboral y con un máximo de la mitad de la misma.

¿Se aplicará una reducción en mi salario?

Cuando el trabajador cumple con las circunstancias especiales que permiten hacer la reducción de jornada, se debe tener en cuenta que también se da lugar a una reducción en el salario. Esta reducción del salario, se aplica de forma proporcional a la reducción de la jornada laboral.

Es decir, en el caso de que el trabajador disminuya en un octavo su jornada laboral, esta misma reducción se aplicará al salario percibido, y así sucesivamente. Es importante tener en cuenta que, la reducción salarial afectará tanto al salario base como a los complementos salariales, los cuales consten en la nómina y que supongan una cotización para la Seguridad Social.

Plazos para la presentación

Según establece el Estatuto de Trabajadores, la reducción de jornada debe solicitarse por lo menos con quince días de antelación. Aunque se pueden establecer plazos personalizados, dependiendo del convenio colectivo al que pertenezca el trabajador.

En la presentación se debe indicar cuando iniciará y cuando terminará la reducción, y cumpliendo con este requisito la empresa no podrá oponerse en ningún momento a la presentación de esta prestación.

La solicitud se debe hacer de manera escrita, directamente a la oficina de recursos humanos de la empresa, o directamente al empresario. En la misma se debe hacer constar el tiempo de reducción que se tendrá de la jornada de trabajo, y establecer el horario de trabajo que tendrá durante el período de reducción. Un ejemplo para presentar la solicitud es este:

reducción de jornada

Antes de finalizar la reducción de jornada, el trabajador debe notificar por escrito a la empresa en la cual está laborando, con por lo menos quince días de antelación. Esto antes de que el trabajador se vaya a incorporar nuevamente a su jornada de trabajo ordinaria.

¿Es un derecho exclusivo para las mujeres?

El derecho de reducción de jornada se establece de manera tal que no importa el sexo de los trabajadores. No obstante, se deben cumplir las condiciones establecidas anteriormente, y cualquiera de los progenitores podrán solicitar la prestación.

Ambos progenitores podrán solicitarla al mismo tiempo, con la limitación que pueda tener el empresario o profesional. Existen tres casos concretos en los cuales se prohíbe la reducción de jornada para ambos progenitores:

  • Que ambos sean trabajadores de la misma empresa.
  • La causa que motiva la reducción se da por el mismo menor.
  • Razones justificadas por parte de la empresa, que desaconsejen la reducción.

En estos casos solo uno de los progenitores tendrá el derecho a solicitar la reducción de jornada según lo que se establece en la ley. En ningún caso un empresario puede despedir a un trabajador por ejercer su derecho a la reducción, y en el caso de producirse este será nulo de pleno derecho.

¿La reducción puede afectar otras prestaciones a futuro?

Se debe tener en cuenta que las prestaciones a las que tenga derecho el trabajador a futuro, no se verán afectadas por la reducción de jornada. En todos los casos se calcularán las cuantías sobre el 100% del salario que tiene el trabajador antes de solicitar la reducción.

En algunos casos especiales, las cotizaciones se verán calculadas con un incremento de un cien por cien de la cuantía. Estos casos son:

  • Incapacidad permanente
  • Muerte
  • Supervivencia
  • Maternidad
  • Paternidad
  • Jubilación

En el caso de la indemnización por despido, esta no se verá afectada de ninguna manera, y se calculará sobre el salario íntegro. Sin embargo, en este caso particular, no se debe haber rebasado el período máximo para el disfrute de este derecho.

En el caso de que se quiera optar por la prestación por desempleo, tampoco se verán afectadas sino que se computarán por el cien por cien de las cotizaciones correspondientes antes de optar por la reducción de jornada.

En conclusión, la disminución en la jornada de trabajo es una prestación que busca la conciliación entre la vida laboral y familiar. Por lo tanto, es una prestación que no puede ser negada por las empresas, siempre que se cumplan con las condiciones para optar por esta prestación.

Es una prestación a la cual pueden optar en igualdad de condiciones mujeres y hombres, salvo en los casos expuestos en el apartado anterior, en cuyo caso solo un miembro de la familia tendría derecho a esta prestación.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!