Incapacidad por sentencia judicial

¿Cómo obtener una incapacidad total por sentencia judicial?

28
Puntúa esta Información

La incapacidad permanente es aquella que no le permite al trabajador realizar las actividades habituales del su área laboral. Sin embargo, dependiendo de la complejidad del caso, la incapacidad puede establecerse como parcial, total y absoluta. La incapacidad total es aquella que, aunque le impide al empleado continuar en su área laboral, no le coarta que se desempeñe en otro trabajo u oficio. A este gremio de personas, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) les protege otorgándoles una pensión.

Esta prestación económica tiene el objetivo de sustituir las rentas perdidas por el empleado tras ser afectado por un incidente laboral o no, que le redujo la capacidad de desempeñarse correctamente en su trabajo. No obstante, en varias ocasiones aunque no las cotidianas, el INSS le niega al ciudadano la pensión; o, le atribuye un grado de incapacidad incorrecto. En este caso, el trabajador puede apelar a un juez para exigir que se reconozca su derecho. Si quieres saber más sobre el tema, continúa leyendo. En las siguientes líneas profundizaremos sobre la incapacidad permanente total por sentencia judicial.

Requisitos para solicitar la pensión por incapacidad total

Para que el INSS te reconozca una incapacidad permanente total y te otorgue una pensión por ello necesitas cumplir los siguientes requisitos:

  • El trabajador debe tener menos de 65 años y no cumplir con los requisitos para ser pensionista contributiva.
  • Debe estar de alta o en situación asimilada a la alta en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).
  • Tener cubierto un período de cotización previo ante la INSS, en caso de que incidente derive de una enfermedad o accidente común. Si es por causa laboral, este requisito no es válido.

Documentos necesarios para el trámite

documentos

Para solicitar la pensión por incapacidad permanente total debes reunir los siguientes documentos. Debe tener en cuenta que a la hora de formalizar la solicitud todos estos documentos deben estar en su versión original y copia compulsada.

En todos los casos

  • Documento de identidad del interesado, del abogado y demás personas que aparezcan en la solicitud mediante de la siguiente documentación:
  1. Documento Nacional de Identidad (DNI), en caso de ser español.
  2. Pasaporte o el documento de identidad vigente en su país de origen. A este debe agregarle el Número de Identificación de Extranjero (NIE) exigido por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEA), en caso de ser extranjeros residentes o no en España.
  • Documentación acreditativa de la representación legal del solicitante menor de edad. Si es tutor institucional, documento en el cual valide su nombramiento de tutela de la Institución y certificación acreditativa de la representación de la Institución.

En caso de enfermedad común

  • Documento que valide los abonos de cotización de los últimos tres meses. Esto en caso de ser el interesado el obligado a ingresarlos.

En caso de accidente laboral o enfermedad profesional

  • Informe de la administración de la empresa donde se explique el accidente o enfermedad provocado por causas laborales.
  • Documento donde se exponga el salario real del año anterior del trabajador.

Otros documentos

  • Historial clínico redactado por el Servicio Público de Salud responsable de la Comunidad Autónoma. En su defecto el informe de inspección médico.
  • Documento del Registro Civil en caso de que haya sufrido un aborto de más de seis meses o tener hijos fallecidos antes de las 24 horas de vida.

¿Dónde se presenta la prestación?

Si el trabajador cumple con todos los requisitos y completa todos los documentos necesarios, podrá dirigirse a cualquier sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Después de ubicar la dirección provinciana de la INSS, el empleado asiste cualquier día de lunes a viernes y entrega toda la información en original y copias compulsadas. El formulario debe estar debidamente llenado.

Tras revisar todos los documentos, el INSS puede aprobar o no la pensión.

¿Qué ocurre si me niegan la pensión?

Como el explicamos antes, el INSS es la única institución que puede reconocer o no una incapacidad permanente; así también como establecer el grado de la misma. En caso de que el instituto no le reconozca la incapacidad al trabajador o, le indique un grado incorrecto, el empleado tiene varias opciones.

La primera y más sencilla es acordar con la empresa donde se desempeña que realice una adaptación de su puesto laboral. También podría solicitar que se asignen otras funciones que sí pueda desempeñar. En caso contrario, si el ciudadano tiene pruebas y está 100 % seguro de que posee una incapacidad permanente en un grado en específico, puede optar por la segunda opción: iniciar una reclamación administrativa.

Reclamo administrativo

El trabajador tiene derecho a imponer un reclamo administrativo contra el INSS. Con documentos que justifiquen su argumento y una solicitud de revisión, el ciudadano inicia el proceso. Con esto se puede lograr que la institución recule la decisión y tome en consideración, nuevamente, los informes médicos. A su vez, el organismo puede mantener su argumento y negar la solicitud. También el INSS puede, simplemente, no responder al reclamo. El silencio administrativo debe ser tomado como una negativa de la entidad a continuar el caso.

Inicio de un reclamo administrativo mediante un juez

juez

Si después de todos los procesos antes mencionados, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) no reconoce la incapacidad permanente o el grado que el trabajador requiere, puede iniciarse una demanda contra la institución.

El trabajador debe reunir todos los documentos entregados al INSS en original y copia. Además de todos aquellos que utilizó para solicitar un nueva revisión por parte de la institución. Estos debe presentarlos ante un juez e interponer una demanda ante los Juzgados de lo Social. Ante esta instancia, el empleado expondrá todos los motivos por los que está seguro que posee un incapacidad permanente en un grado en específico. Adicionalmente, explicará las demandas y quejas administrativas ignoradas o rechazadas, y todos los pasos que dio hasta llegar a un tribunal.

Proceso judicial

En el juicio, el trabajador debe entregar todos los informes médicos y pruebas para dar base a su queja. Entre ello pueden estar personas y peritos. Después de terminar el juicio, el Juzgado de lo Social evaluará toda la información y emitirá una sentencia donde especificará si el ciudadano posee una incapacidad permanente y en qué grado.

En caso de ser positiva la resolución del juez, el trabajador comenzará a cobrar la pensión con retroactivos desde la de la decisión del INSS.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *