Expediente de Regulación de Empleo

El Expediente de Regulación de Empleo y Tipos de Ere

81
El Expediente de Regulación de Empleo y Tipos de Ere
4 (80%) 1 vote[s]

Puede que en algunas ocasiones hayas escuchado hablar del ERE o Expediente de Regulación de Empleo, puesto que se trata de un procedimiento bastante común. Este es iniciado por las empresas, cuando toma una decisión que afectará de manera directa y desfavorable al trabajador.

Existen muchos casos en los cuales se utiliza este tipo de expedientes, como para reducción de jornada, suspensiones de contratos o extinción total del contrato laboral. Es por esto que se hace muy importante conocer todo respecto a este tipo de expediente, para saber como puede afectar a los trabajadores.

El Expediente de Regulación de Empleo, está contemplado en la Ley 3/2012 del 6 de julio, contemplado como una de las medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. Mediante un ERE se han producido despidos laborales, que han causado polémica y discrepancia en los últimos años.

¿Qué es un Expediente de Regulación de Empleo?

Debes tener en cuenta que un ERE es un procedimiento administrativo-laboral, el cual es utilizado por cualquier empresa cuando está en una situación difícil. Cuando una empresa se encuentra en crisis, se utiliza como un medio para que se pueda hacer el despido legal de muchos trabajadores.

De esta manera, no se tiene por qué presentar ningún tipo de alerta a los trabajadores como el expediente contradictorio. Así, la empresa no tendrá ningún tipo de sanción por el despido de los trabajadores en el caso de que se encuentre atravesando por una crisis.

Sin embargo, este expediente no puede ser abierto exclusivamente por la empresa, sino que requiere de una autorización previa de la Autoridad Laboral competente. Hay que tener en cuenta que los derechos de los trabajadores deben primar sobre los de la empresa, aunque en situaciones de crisis, los despidos mediante esta modalidad pueden estar completamente justificados.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta que, a pesar de que los derechos de los trabajadores se deben respetar. La empresa siempre podrá usar un ERE, en el caso de que no pueda mantener a estos trabajadores contratados, especialmente cuando está en una crisis.

Tipos de ERE

Es importante tener en cuenta que, a pesar de que el Expediente de Regulación de Empleo se ha relacionado principalmente con el despido de muchos trabajadores. Existen otros casos en los cuales se aplica este tipo de expediente.

En todos los casos se realizan ajustes a la plantilla de trabajadores, y los tipos contemplados en la ley son los siguientes:

Extinción o despido colectivo

Este supone el despido definitivo de los trabajadores que se encuentren afectados por el expediente. Esta es la forma más extrema y que afectará a más trabajadores. Este tipo de despidos deben afectar por lo menos al 10% de la nómina total de una empresa para que pueda ser considerado un despido colectivo.

En el caso de que se produzca este tipo de despido, los trabajadores pueden tener ciertas prestaciones y derechos como son:

A pesar de que este tipo de expediente puede ser impugnado, normalmente los trabajadores no pueden ganar estas impugnaciones. Especialmente si la empresa dejará de funcionar, o si se encuentra pasando por una mala situación económica.

Suspensión

El otro caso en el cual se puede presentar un Expediente de Regulación de Empleo, es en el caso de una suspensión del trabajo durante un período de tiempo concreto. Es decir, en los casos en los cuales una empresa no requiera de los servicios de sus trabajadores durante 1 mes.

Este tipo de ERE se ve sobre todo en las empresas dedicadas a la manufactura de productos, cuando el stock alcanza perfectamente para cubrir la demanda de por lo menos un mes. Este afecta únicamente a los trabajadores que se encuentran en el área de producción de una empresa, y siempre tendrán derecho a:

  • Subsidio por desempleo, el cual se dará por parte del tiempo de la suspensión de la jornada.
  • Cotización a la Seguridad Social por el 100% de la jornada laboral.

Una vez que haya terminado el plazo de la suspensión, normalmente los trabajadores vuelven a la empresa a sus puestos de trabajo. Por lo tanto, este no finaliza el vínculo laboral que tiene el trabajador con la empresa, sino que simplemente evita que los trabajadores acudan a sus puestos de trabajo cuando no sea necesario.

Reducción

El ERE de Reducción, es muy parecido al de suspensión, sin embargo, este lo único que hará es reducir la jornada laboral por días. En estos casos el trabajador conservará siempre su puesto de trabajo, pero trabajará menos horas o menos días a la semana.

La desventaja que tiene este tipo de Expediente de Regulación de Empleo, es que la reducción también afectará el sueldo. Es decir, se verá disminuido de igual manera que la reducción de la jornada laboral.

En este tipo de expedientes, el trabajador tiene los mismos derechos que en el caso anterior, la única variación es que el subsidio por desempleo que recibirá será por parte de la jornada reducida.

Es importante tener en cuenta que existe el concepto de ERE definitivo, y este concepto se da cuando se aplica un despido colectivo o extinción, porque se realizará la ruptura definitiva de la relación laboral entre el trabajador y a empresa.

¿Puede un Expediente de Regulación de Empleo ser temporal?

Así como existe el expediente definitivo, también existen casos en los que se trata de un expediente temporal. Estos casos se pueden contemplar únicamente cuando se tiene una suspensión o una reducción.

En la mayoría de estos casos, los trabajadores podrán retomar la totalidad de sus actividades y conservar las mismas condiciones que tenían hasta antes de aplicar el ERE. Es importante tener en cuenta que, en los casos de desaparición de la empresa, aunque se trate de un expediente temporal, este puede pasar a un expediente definitivo, con lo que esto implica.

Por lo tanto, se debe tener en cuenta que, en cualquier momento un expediente temporal se puede convertir en definitivo. Sin embargo, no pasa lo mismo con los expedientes definitivos que siempre permanecerán con esta condición.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!