depósitos

Tributos e impuestos de tus depósitos en el Irpf

27
Puntúa esta Información

Los depósitos son se contratan para obtener rentabilidad del dinero. La transacción, que lleva consigo beneficios, obliga al titular de cuenta a tributa. La persona debe presentar ante la Agencia Tributaria ciertas acciones fiscales que debemos tener en cuenta. Es por ello que, todos los depósitos tributan ante el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas, mejor conocido como Irpf. Estos reacciona en la Declaración de la Renta como renta de ahorro.

La forma de tributar los depósito bancarios es sencilla. Sigue un patrón que debemos conocer para hacer correctamente el trámite. Asimismo, conocer la cuánto se paga en impuestos por un lapso fijo en la declaración anual de la renta. Todo este proceso tributario se vuelve engorroso para la mayoría de los ciudadanos. Es por ello que, explicaremos pasos a paso. Haremos que este trámite sea comprensible y sencillo. ¿Estás listo?

¿Qué es y cómo funciona un depósito?

Antes de adentrarnos en el tema y conocer sobre los impuestos y cómo se tributan ante la Declaración de la Renta, debemos empezar con los más básico. Es por ello, que debemos conocer qué es y cómo funciona un depósito. La realidad es que un depósito es un acuerdo entre un banco y una persona. La idea es que, el banco guarde el dinero del ciudadano de forma limitada y temporal. Esto, con la condición de obtener intereses que variarán del tiempo y la cantidad.

En líneas generales, el depósito puede verse como un préstamo desde un cliente a un banco. En esta transacción, al cumplirse el lapso estipulado, el cliente recibe intereses. Al recibir un beneficio de esta actividad financiera, la Agencia Tributaria define que debe pagar impuestos. A su vez, debes tener en cuenta que los depósitos son provechos para los bancos. Con ellos, las entidades se dedican a prestar dinero a terceros, de esta manera, gestionar otros tipos de intereses.

¿Cómo tributan los depósitos en el Irpf?

El mecanismo de cómo tributan los depósitos es muy sencillo. Como antes lo mencionamos. La idea es que, el pago del impuesto de adjunte a los beneficios recibidos por el depósito. Es decir, si una persona deposita 20 mil euros y tras cumplirse el plazo fijo, recibe mil euros de intereses, esta cantidad deberá cumplir con la normativa tributaria.

Los intereses de tus depósitos se pagan en el cuadro de rentas de capital. Este también es conocido como rentas de ahorro. Estas son las que se comparan con las rentas laborales. Aquellas que ingresan como dádiva por el trabajo. Esto ocurrirá de forma anual cuando llegue la fecha para cumplir con el proceso de la Declaración de la Renta.

En las rentas de ahorro se estipulan dos aspectos: rendimientos de las ganancias y pérdidas patrimoniales. En este caso, los depósitos se pagan como rendimientos de capital mobiliario. Desde este punto, los rendimientos de capital mobiliario se sumarán y restarán Así, como las ganancias y pérdida que se tuvo durante el año. De esta forma, se tendrá una cuantía más exacta para la casilla.

¿Cuántos impuestos se pagan?

Cuántos impuestos se pagan

Después de haber entendido qué es un deposito, cómo funciona y cómo ellos tributan en la Declaración de renta, llegamos a uno de los puntos claves. Ese, que la mayoría queremos saber: ¿Cuánto debo pagar en impuestos por mis depósitos? La realidad es que el trámite es muy sencillo y por eso, aquí vamos a explicarte.

Como antes mencionamos, el impuesto en este caso no se paga por el depósito en sí, sino por las ganancias que genere. Los intereses o beneficios que obtenga el cliente. En caso de que hayas depositado cinco mil euros y tengas ganancias de un porcentaje en específico; es decir, 500 euros, el tributo será únicamente por esta última cuantía. Recuerda que este es un ejemplo ficticio.

A lo largo de los años, el porcentaje los impuestos sobre los depósitos ha variado. Pasamos de dos tramos a cuatro tramos en la última reforma del 2015. Estos se aplican de la siguiente forma:

De 0 a 6.000 euros: 19 %

De 6.000 a 24.000 euros: 21 %

De 24.000 a 50.000 euros: 21 %

Superior a 50.000 euros: 23 %

La retención del Irpf y los depósitos bancarios

La retención del Irpf y los depósitos bancarios

Debes tener en cuenta el proceso de retención del impuesto sobre tus depósitos. Anualmente, el gobierno indica el porcentaje de retenciones sobre los impuestos que vencieron al año. En este caso es de 21 %. La retención la realiza el banco del dinero que posees en tu cuenta. Esto para tener garantía de que se efectuará el pago. El banco tiene el papel de recaudador. Es el mismo sistema que utilizan los comercios para retener el IVA de los servicios y productos que ofrecen a los clientes.

Ten en cuenta que esta retención es solo un anticipo. Pero si se hace efectiva, no necesitas volver a pagar cuando te toque presentar la Declaración de la Renta.

Las retenciones y los regalos

El tema no termina aquí. Hay mucha tela que cortar y mucho que aprender sobre los acuerdos bancarios y clientes. Y como estos, a su vez, repercuten a nivel tributario de la partes. Debes saber que las retenciones no solo se efectúan cuando el beneficio es dinero. Si el banco otorga un regalo por los intereses obtenidos, estos también deben pagarse a la Agencia Tributaria. Esto porque, además de ser un beneficio, es asume como un incremento del patrimonio. Eso quiere decir que, los depósitos también están vinculados al Impuesto sobre el Patrimonio.

La forma de calcular que se pagará por el regalo es la siguiente. Primeramente, necesitas el valor del regalo y la retención que utilizará la entidad bancaria. Toma en cuenta que, todos estos datos estarán en el Certificado de Retenciones que el mismo banco emite cuando el depósito es sinónimo de un regalo.

Tras calcularse el valor, se le incluye la cuantía de la valoración que está en las tablas de la renta del capital y verificar que el importe sea el mismo que se retuvo.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!