Sociedad limitada

Pasos y trámites para crear una Sociedad Limitada

28

La Sociedad Limitada es una de las formas de crear una empresa más común dentro del país. En la actualidad existen más de un millón empresas registradas bajo esta figura. En conjunto con la figura del autónomo, este tipo de sociedad es de las más populares en España. De hecho se cree que con el pasar del tiempo, los autónomos que comienzan a facturar grandes cuantías, se convierten en futuras sociedades limitadas.

Para llevar a cabo una Sociedad Limitada en España se requiere cumplir con una serie de requisitos y atravesar por diversos trámites. El proceso suele ser largo. Si el interesado con posee los conocimientos básicos, podría involucrarse en un proceso tedioso y difícil de completar. Para ello, hemos decido escribir este artículo con el fin de orientarte con respecta a los requisitos necesarios y todos los trámites necesarios a realizar.

¿Qué es una Sociedad Limitada?

La Sociedad de Responsabilidad Limitada, mejor conocida como Sociedad Limitada (SL), es una de las figuras mercantiles más importantes y grandes de España. Esto, gracias a que es utilizada por pequeños empresarios para reguardar sus finanzas, limitando su responsabilidad a la cuantía presentada y no toca su capital personal en caso de deudas por negocios.

Las acciones deben estar compuestas, mínimo, por dos personas. Es necesario tiene un domicilio fiscal o un mínimo de capital recomendado para hacer parte de este proceso.

¿Qué se necesita para crear una Sociedad Limitada? Trámites y pasos

Como cualquier trámite, para crear una Sociedad Limitada se debe cumplir con una serie de requisitos necesarios. Eso significa, que la construcción de la misma pasa por el cumplimiento de ciertos aspectos. Para hacer efectivo este trámite, es necesario que el o los socios atraviesen una serie de pasos necesarios.

En ese sentido, aquí están los pasos a seguir para construir una nueva sociedad limitada

Paso uno: Asegurar el nombre ante el RMP

El primer paso para crear una nueva empresa es un realizar un trámite en donde se asegure que el nombre de esta entidad, no existe ni existirá en el futuro. Para ello, se tramita el Certificado Negativo de Denominación Social. Este cumple con el fin de verificar que no existe otra empresa con el mismo nombre. De esta forma, también registra el nuevo título.

Al hacer la petición se deben suscribir tres posibles nombres. Posteriormente, el entidad informará cuál de los nombres es válido para el proceso. El certificado es un documento que se analiza y solicita desde el Registro Mercantil Principal. Para hacer la solicitud del certificado se puede optar por las siguientes vías:

  • Asistir de forma personal, todas las personal involucradas, al Registro Mercantil Principal con un impreso de la solicitud para obtener el certificado.
  • Solicitar el documento por medio de la página web del Registro Mercantil Principal. Para retirar el certificado se plantean tres opciones: por correo certificado, correo postal o buscarlo en la sede del RMP. Aquí puedes ver más información sobre este trámite.
  • A través de un notario autorizado. El certificado se enviará al notario con firma electrónica de la entidad y del registrador titular.

Se debe tener en cuenta que, una vez cumplido con este primer paso, el nombre suscrito queda reservado por seis meses. Si después de este lapso, no ha registrado formalmente el nombre en el RMP, se elimina y queda disponible para nueva empresas. Por su parte, el certificado como tal tiene una validez por tres meses prorrogables por una vez.

Después de ello, tendrás los meses antes indicados para realizar la suscripción ante el Registro Mercantil Principal.

Paso dos: Cuenta bancaria y Capital Social

Cuando se cuente con el Certificado Negativo de Denominación Social, es momento de abrir una cuenta bancaria y considerar el Capital Social. Primeramente, se debe tener en cuenta que el Capital Social debe ser mínimo de tres mil euros. Esto no significa que se deba tener el dinero en efectivo, también entra dentro de este cómputo los bienes que se otorgan a la empresa, de los cuales no se tiene derecho a devolución. Es un pasivo frente a los socios.

Si se posee la cantidad mínima para hacer el trámite, se debe iniciar con la apertura de la cuenta en donde se va a depositar el Capital Social. Para ello, se requiere introducir un documento que dé certeza que se está tramitando la creación de una nueva empresa. En este caso, ese documento podría ser una copia del Certificado Negativo de Denominación Social. Si se posee la cantidad mínima para hacer el trámite, se debe iniciar con la apertura de la cuenta

Paso tres: Redactar los estatus sociales

El tercer paso parte de la unidad de criterio de los socios. Eso quiere decir que, todos los integrantes de esta nueva empresa deben escribir las normas y leyes por las cuales se va a regir la entidad. Estas normas se llaman estatus social y se agregan a la escritura pública de la constitución.

Se debe tomar en cuenta que los socios posean un mismo criterio. La redacción de este documento es complicada, por ello, se recomienda hacerla en compañía y bajo los lineamientos de un notario o abogado.

Paso cuatro: Escritura pública de la constitución de la sociedad

La Escritura Pública de la constitución de la sociedad se debe realizar con un notario. El trámite dependerá de la comunidad autónoma donde residas, sin embargo, el proceso costará de 300 a 400 euros.

Paso cinco: Tramitar el NIF de la sociedad

Después de realizar las escrituras, los socios de la entidad deben dirigirse a la sede de Hacienda para solicitar el Número de Identificación Fiscal (NIF) de la empresa. Este será un documento provisional. La Administración tributaria, además, debe entregar las etiquetas y las tarjetas de identificación de la misma. Para realizar todo este trámite ante la entidad se debe rellenar y entregar el modelo 036.

Recuerda que el NIF entregado es provisional. Este tiene validez por seis meses. Después de este lapso, es necesario ir a tramitar el permanente.

Paso seis: Registrar el Impuesto de Actividades Económicas

Entre trámite se realiza en la sede de la Agencia Tributaria. Lo más probable es que estés exento a pagar este importe. Sin embargo, se debe registrar con el epígrafe IAE que corresponda con la actividad.

Paso siete: Declarar el IVA

De nuevo, todos los socios deben ir hasta Hacienda. Se debe declarar este trámite como registro de la nueva actividad económica. También debes completar el modelo 036, el NIF, el documento de la IAE, siempre y cuando sea necesario.

Paso ocho: Inscripción de la empresa en el Registro Mercantil

Finalmente, la sociedad se deber inscribir en el Registro Mercantil de la provincia donde está registrado el domicilio fiscal. Desde que se obtienen las escrituras, tienes tres meses para formalizar la inscripción. En ese caso se debe consignar la siguiente documentación:

  • Escritura de la constitución de la Sociedad Limitada.
  • Certificado Negativo de Denominación Social.
  • Copia del NIF.

Paso nueve: Tramite del NIF definitivo

El trámite finaliza con la solicitud del NIF definitivo. Para ello, es necesario regresar a la sede de la Agencia Tributaria y cambia la tarjeta provisional por la definitiva.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!