Transporte público

Reclama una indemnización por accidente en transporte público

18
Reclama una indemnización por accidente en transporte público
5 (100%) 1 vote[s]

Viajar en transporte público es uno de las formas más cómodas, económicas y rápidas. En España existen distintas formas de movilizarse en transporte público: autobús, metro, tranvía, tren de cercanías y demás. Dependiendo, además, de la ciudad donde estés, el tipo de transporte varía. Los accidentes por este medio de desplazamiento no es muy común; sin embargo, no está demás decir que, si movilizas en uno de ellos posee derechos como viajero.

De todos los antes mencionados, el autobús es, quizá, el transporte público en el cual los accidentes son más propensos a suceder. La mayoría de las veces, las personas no reclaman la indemnización por  falta de información. Es por ello que, si sufriste un accidente y tuviste consecuencias físicas o materiales, tienes derecho a una compensación. En este post te informaremos de todo lo que tienes que saber en relación con el tema. Sigue leyendo y toma nota de los consejos que te presentamos.

Tipos de accidentes en transporte público

tipos de accidente

En transporte público, sobre todo en autobús, hay dos formas de que se produzca un accidente: cuando es culpa del conductor o cuando es culpa de un tercero. Sin importar cuál de estos sea la responsabilidad del incidente, el pasaje tiene derechos. Mencionamos en este ejemplo a los autobuses porque, según datos de la Dirección General de Tráfico, estos son los medios de movilización públicos donde más ocurren accidentes.

En primera instancia, un accidente puede producirse cuando el conductor maneja a una velocidad indebida. En estos casos, la alta velocidad se reduce en un frenazo que provoca caídas, lesiones, pérdidas materiales y demás. Cuando el accidente es culpa de un tercero, responde a situaciones como: el conductor frenó y se salió del camino porque un auto se atravesó de forma irresponsable. Lo importante a tener en cuenta es que, como pasajero, siempre vas a tener derecho a una indemnización. La única diferencia en estas modalidades responde a quién pediremos la compensación.

Sin embargo, es importante aclarar que, hay ciertos casos en los cuales no puedes reclamar una indemnización. Esto ocurre cuando la lesión es consecuencia del pasajero. Por ejemplo, entre ellos podríamos asegurar que una mala pisada que provoque una caída mientras el autobús está parado; caerse y tropezar con los escalones y acciones similares.

Derechos del viajero: seguro obligatorio

derechos del pasajero

Es importante tener en cuenta que, al comprar tu ticket para abordar el transporte público ya cuentas con un seguro de viaje. El ticket otorga en sí mismo un servicios llamado Seguro Obligatorio del Viajero (SOV). Este seguro cubre cualquier incidente relacionado con lesiones en el transporte que abordaste. Incluye, además, indemnización por fallecimiento, incapacidad permanente o temporal del viajero. El boleto suscribe que asume los gastos “a consecuencia directa de choque, vuelco, alcance, salida de la vía o calzada, rotura, explosión, incendio, reacción, golpe exterior y cualquier otra avería o anormalidad que afecte o proceda del vehículo”.

Vale destacar que este seguro resguarda a los pasajeros antes de empezar el viaje, durante el trayecto y al llegar al destino. Tras bajar del vehículo, la responsabilidad y seguridad del ciudadano reposa únicamente sobre él.

Pasos para reclamar una indemnización

pasos para reclamar

Existe mucha desinformación en relación con la indemnización por accidente de transporte público. Es por ello que, aquí te vamos a dejar una serie de consejos que debes tener en cuenta al momento de iniciar el proceso de reclamo. Lee con detenimiento las siguientes sugerencias y ponlas en práctica en tu proceso:

Mantén tu ticket

Si sufriste un accidente en un transporte público, lo primero que debes hacer para empezar tu reclamo es guardar tu boleto. Este, además de garantizar el seguro, es prueba de que el ciudadano iba en el autobús donde sufrió el accidente.

No abandonar el transporte público

Salvo que hayas sufrido lesiones de alto impacto que requieran atención médica de inmediato, la recomendación es no abandonar el vehículo. En primera instancia, la idea es mantener la calma. Tras sufrir un accidente es muy complicado mantener el control; sin embargo, te recomendamos mantenerte sereno y pensar en frío para hacer todos los pasos de forma correcta y alcanzar tu cometido.

Debes convencer al conductor de detener el autobús y esperar a que lleguen las autoridades. El conductor debe tener constancia de lo ocurrió; si él no está al corriente del incidente será muy difícil iniciar una demanda. El chofer tiene que ser parte del proceso. En caso de que no quiera, la recomendación es que te comuniques con la policía local para que hagan presencia en el lugar.

Recopila pruebas

La fase de recopilar pruebas es importantísima. En caso de que la lesión no haya sido grave y te encuentres estable tras el accidente te recomendamos apuntar todos los detalles y datos al momento. Entre ello debes tomar el nombre, apellido y DNI del conductor, si te lo concede. Es importante, además, que tomes fotos con tu móvil para tener evidencia visual de cómo quedó la escena.

Otra sugerencia que debes tener presente es conversar con las personas que estaban alrededor para saber si pueden ser tus testigos en este proceso. En caso de que estén dispuestos a declarar a tu favor, toma sus datos. Entre ellos anota el nombres, DNI, números de los móviles y más.

Llama a la policía

Es de suma importancia que te comuniques con la policía. Una recomendación que debes cumplir es comunicarte con la policía local o la Guardia Civil. Los agentes de seguridad llegarán hasta el lugar y harán una inspección. Conversarán con otros pasajeros y con personas que son testigos presenciales del hecho. Al finalizar, realizarán un informe. Este documento te servirá como prueba, posteriormente, para solicitar la indemnización. Es importante que te acerques y describas con detalle lo ocurrido para que describan de forma precisa todo lo que sucedió al momento del accidente; así como de lo que está transcurriendo en el momento de su llegada.

Llama a emergencias

Adicional de llamar a la policía, necesitas llamar a emergencias. Ellos se encargarán de realizar la primera asistencia médica en el lugar de los hechos. Es, además, de mayor relevancia que posteriormente acudas a un centro de salud. Mientras más rápido mejor. La recomendación es que lo hagas al momento. Visita el centro más cercano a donde ocurrió el accidente. Esto con el fin de que se realice un examen médico más detallado de lo ocurrido.

En ocasiones, las lesiones fuertes no molestan al momento; al no sentir dolor, las personas creen que fue un simple golpe y se van a casa. Lo peligroso de ello es que con los días, la lesión puede empeorar y evolucionar en una más grave. Además de descartar cualquier inconveniente de gravedad, la visita al médico estará llena de exámenes, facturas médicas, farmacias y otros documentos que te servirán a la hora de iniciar la demanda.

Contrata un abogado especialista

Al tener toda la información referida, la recomendación es te contactes con un abogado especialista que te oriente y te ayude. Si contratas a alguien con experiencia tendrás más oportunidades de tener éxito en el proceso. Sigue todos sus consejos, adicionales a lo que aquí te presentamos y, ahora, prepárate para iniciar el reclamo.

Pon el reclamo

Después de haber cumplido con toda la información sugerida aquí, inicia el proceso. Haz un texto donde detalles todo lo ocurrido. Es básico que en el documento esté la fecha y hora del accidente, matrícula y número de transporte público, lugar exacto de ocurrencia el incidente y más. Agrega, una copia del reporte policial y una copia del informe médico. Incluye facturas, gastos y todo lo que haya derivado después del incidente.

En caso de que el accidente sea responsabilidad del conductor debes poner la queja ante la empresa para la cual trabaja. Si es de un tercero, ante la aseguradora del dueño del auto.

Sigue cada uno de estos consejos e inicia tu reclamo por una indemnización.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en responsabilidad civil, con gran experiencia en ámbito de los daños materiales y personales en accidentes de tráfico tanto desde la perspectiva de la entidad aseguradora como desde la de los perjudicados, así como en Derecho de familia, arrendamientos y Mediación Civil y Familiar.
 En materia contencioso-administrativo, con experiencia en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!