Testaferro

¿Es legal tener un testaferro en mi empresa?

21

En asuntos de negocios, seguramente has escuchado hablar sobre la figura del testaferro. Se refiere a una persona que presta su nombre para concretar un contrato, acuerdo o negocio. Por esta razón, esta figura también es conocida como prestanombre. El préstamo de identidad se hace con el propósito de encubrir al verdadero titular del negocio.

En la actualidad, este sujeto jurídico se ha vuelto muy popular. En el ámbito de la política y la economía existe un gran número. Generalmente, las personas de poder o con buen nivel económico recurren a ellos para evadir las obligaciones legales. A nivel mundial, los testaferros son asociados mayormente con negocios ilícitos, tales como: enriquecimiento ilícito y lavado de activos. De esta manera, tienes la idea de que son únicamente figurantes. En este artículo te hablaremos de su legalidad dentro de empresas españolas y las consecuencias de tenerlo.  

¿La figura del testaferro es legal?

Testaferro legalidad

El Código Penal de España establece claramente que si el testaferro realiza actividades ilícitas estaría cometiendo un delito. Por lo tanto, podría ser enjuiciado e incluso el testaferro puede ir preso, según la gravedad. Como mencionamos anteriormente, esta figura se utiliza para negocios fuera de lo establecido en las leyes. Sin embargo, la intervención del mismo no debe ser obligatoriamente un hecho ilegal.

De esta manera, el testaferro tiene que procurar que sus tareas se desarrollen dentro de la legalidad. Cada acto debe ser con fines legales y que no perjudiquen a ningún tercero. Cabe destacar que las actividades como fraude, evasión de impuestos, lavado de activos y tráfico de drogas son completamente ilegales y penadas. Mientras que, la persona actúe dentro del marco legal, no tendrás ningún problema en incluirlo en tu empresa.

Testaferro en el ordenamiento jurídico

Debes saber que desde primera instancia, el incluir un testaferro a tu empresa es legal. La figura está incluida en el ordenamiento jurídico de la nación. No obstante, como jefe del negocio tienes que procurar que los bienes o contratos se lleven a cabo bajo la normativa legal. Así no tendrás ningún inconveniente porque lo harás conforme al Derecho Penal. Es necesario que implementes escrituras públicas y constancia de cada negocio, como por ejemplo contratos de compras y ventas.

En consecuencia, tu empresa o negocio debe ser completamente legal. De lo contrario, tanto el testaferro como tú podrían someterse a las consecuencias. A su vez, en el Código Penal español se establece que las simulaciones con testaferros son absolutamente ilícitas. Sobre todo, en los supuestos que perjudiquen a terceras personas o que tengan propósitos ilegales.

Consecuencias de incluir un testaferro en tu empresa

Primero que nada, debes saber que el mayor peso de la ley caerá sobre el testaferro. La persona que preste su nombre para tu negocio será quien asuma las principales consecuencias, si se trata de algo ilegal. Para dar ejemplo, el testaferro realiza las acciones que tú le pides y allí aparecerá su nombre. Por esta razón, será el responsable en materia penal de los actos llevados a cabo.

La ignorancia o el desconocimiento de la ley no harán que los ciudadanos se libren de las condenas. El Estado español tiene una clasificación puntual entre los testaferros profesionales y los que son principiantes; los cuales generalmente desconocen el problema en el que se están involucrando. La mayoría de testaferros principiantes son personas de la tercera edad, drogadictos y hasta indigentes, según fuentes oficiales. No obstante, es importante que tengas en cuenta que tu implicación al delito depende de la responsabilidad penal. Si se presentan casos extremos y serios, los delitos y la culpabilidad podría salpicarte a ti y a tu negocio.



Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!