Convenio Regulador

¿Qué es el Convenio Regulador? • Acuerdos y pactos previos al divorcio

49
Puntúa esta Información

El Convenio Regulador es un acuerdo fijado entre los cónyuges para darle fin al matrimonio. Este es un documento se establecen las medidas tomadas por la pareja. En el mismo se definen las relaciones personales, económicas y las responsabilidades con los hijos, en caso de que existan. Estas reglas acordadas se ponen en marcha una vez se consume el divorcio o la separación definitiva de la pareja.

Además de pactar compromisos y acuerdos, el Convenio Regulador también es un documento que agiliza el proceso en el interior de España. Sin embargo, este documento no es necesario para los divorcios contenciosos; solo para aquellos en donde ambas partes logran consensos. Si quieres saber más sobre este proceso, continúa leyendo. En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el Convenio Regulador y sus formas.

¿Qué debe contener el Convenio Regulador?

Qué debe contener

Los acuerdos del Convenio Regular se rigen bajo una ley. La misma se especifica en el Código Civil. El artículo 90 de este reglamento especifica los parámetros que se deben cumplir. Si quieres conocer cuáles son las reglas para este proceso, aquí te las dejamos:

Patria potestad

El cuidado de los hijos, en caso de tenerlos, responde a la patria potestad sujeta a ambos padres. Esta relación jurídica es la primera que debe acordarse. Un juez, después de evaluar el caso, puede quitar la patria potestad de uno o de ambos cónyuges en caso de descubrirse violencia contra los menores.

Guardia y custodia

La guardia y custodia responde a quien cuida a los menores de edad, en caso de existir. Lo habitual es que uno de los cónyuges tenga la guardia y custodia de los hijos; este será quien permanezca en la vivienda.

Gasto y mantenimiento de los hijos

La renta de gasto y mantenimiento de los hijos la determina un juez. Este monto se fija según las posibilidades económicas de cada cónyuge. Adicionalmente, se toma en cuenta quien conviva con el o los menores. Eso significa quien asuma la guardia y custodia dispondrá de menor cantidad.

Derecho de visita

“El progenitor que no tenga consigo a los hijos menores o incapacitados gozará del derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. El Juez determinará el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho, que podrá limitar o suspender si se dieren graves circunstancias que así lo aconsejen o se incumplieren grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución judicial. Igualmente podrá determinar, previa audiencia de los padres y de los abuelos, que deberán prestar su consentimiento, el derecho de comunicación y visita de los nietos con los abuelos, teniendo siempre presente el interés del menor”, según reza el artículo 94 del Código Civil sobre este punto.

El sitio de visita también será determinado por un juez. Por lo general se estiman lugares públicos, aunque es posible que se permitan las visitas al domicilio.

Medidas sobre vivienda

La ley establece que la vivienda y todo lo que dentro de ella corresponda queda a disposición de los hijos y del cónyuge que se quede con los menores. Como excepción a la regla se establece que, solo se modificará si el cónyuge a cargo pierde la patria potestad de sus hijos o, los hijos mayores se marchen de la casa.

Derecho a la pensión compensatoria

El Código Civil establece en su artículo 97 que, “El cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tendrá derecho a una compensación que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia”. La cuantía podría fijarse en un acuerdo mutuo de la pareja o, por decisión final de un juez.

¿Qué ocurre cuando el Convenio Regulador llega a manos del juez?

Juez

Después de establecerse los acuerdos, un juez revisará y aprobará el documento. En caso de alguna de las resoluciones afecte a alguno de los cónyuges o a los menores, la autoridada rechazará el Convenio Regulador. En ese supuesto, la pareja deberá redactar nuevos convenios de forma más equitativa y beneficioso para todas las partes. Al concluir, debe presentarlo ante la autoridad legal, si se aprueba el proceso continuará su curso. Por el contrario, si el juez niega nuevamente la propuesta, será él quien establezca dichos convenios. De esta manera tomará las medidas que crea necesarias para la pareja y los menores.

¿Qué ocurre si una de las partes incumple con los acuerdos?

Si alguna de las partes incumple con un acuerdo del Convenio Regulador la recomendación es conversar con la personal. Conocer por qué no está cumpliendo y qué se puede hacer para mejorar. En caso de que la falla persista y no halla intensión de cumplir, es momento de acudir al juez. Es importante que en esta etapa se afecte de la menor forma a los niños. Hacerles comprender que nada es su culpa y evitar que noten las fallas de quien incumple.

Tomando en cuenta el número de fallas, se puede iniciar un proceso de ejecución para obligarle a cumplir o, en un caso muy grave, apelar para que pierda todos los derechos obtenidos. En caso de no cumplir con el pago de las pensiones, podría acusársele de abandono a la familia. Para la ley, saltarse este paso es sinónimo de ello. Es por eso que, el Código Penal, en su artículo 227 castiga el abandono de la familia de la siguiente forma. Citamos textualmente:

“1. El que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses.

  1. Con la misma pena será castigado el que dejare de pagar cualquier otra prestación económica establecida de forma conjunta o única en los supuestos previstos en el apartado anterior.
  2. La reparación del daño procedente del delito comportará siempre el pago de las cuantías adeudadas.”


Soy licenciado en Derecho desde el año 2005. Desde entonces he desarrollado mi actividad profesional en el despacho de Loustau Abogados. Especializado en responsabilidad civil, con gran experiencia en ámbito de los daños materiales y personales en accidentes de tráfico tanto desde la perspectiva de la entidad aseguradora como desde la de los perjudicados, así como en Derecho de familia, arrendamientos y Mediación Civil y Familiar.
 En materia contencioso-administrativo, con experiencia en la defensa de las administraciones públicas así como en la de los intereses particulares. En la jurisdicción penal, especializado en la defensa de delitos de la más variada índole, desde los delitos contra las personas hasta los relacionados con el patrimonio y los económicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El Contenido esta protegido !!