Autorizacion judicial para venta de inmueble incapaz

Clases protegidas por la ley federal de vivienda justa

En virtud de la Ley de Conducta e Invalidez Judicial y de las Reglas para los Procedimientos de Conducta Judicial e Invalidez Judicial, cualquier persona puede presentar una queja alegando que un juez federal ha cometido una conducta indebida o tiene una discapacidad.

La Ley de Conducta e Invalidez Judicial de 1980, 28 U.S.C. §§ 351-364, establece un proceso por el que cualquier persona puede presentar una denuncia en la que se alegue que un juez federal ha incurrido en “una conducta perjudicial para la administración eficaz y rápida de los asuntos de los tribunales” o que, debido a una discapacidad mental o física, se ha vuelto “incapaz de desempeñar todas las funciones” del cargo judicial.

Las Reglas para los procedimientos de conducta judicial y discapacidad judicial (pdf), enmendadas el 12 de marzo de 2019, proporcionan disposiciones obligatorias y uniformes a nivel nacional que rigen los aspectos sustantivos y procesales de los procedimientos de conducta judicial y discapacidad bajo la Ley de Conducta Judicial y Discapacidad.

El proceso de revisión de la conducta judicial y la discapacidad no puede utilizarse para impugnar la corrección de la decisión de un juez en un caso. Una decisión judicial desfavorable para un litigante no establece por sí sola una mala conducta o una discapacidad. Un abogado puede explicarle los derechos que tiene como litigante para solicitar la revisión de una decisión judicial.

Tutela de adultos discapacitados en illinois

Varias leyes relativas al matrimonio promulgadas por el Gobierno para distintas comunidades se aplican igualmente a los discapacitados. En la mayoría de estas leyes se ha establecido que las siguientes circunstancias incapacitarán a una persona para contraer matrimonio. Éstas son:

Los derechos y los deberes de las partes de un matrimonio, tanto si se trata de personas discapacitadas como si no lo son, se rigen por las disposiciones específicas contenidas en diferentes leyes matrimoniales, como la Ley de Matrimonio Hindú de 1955, la Ley de Matrimonio Cristiano de 1872 y la Ley de Matrimonio y Divorcio Parsi de 1935. Otras leyes matrimoniales existentes son la Ley de Matrimonio Especial de 1954 (para los cónyuges de distintas religiones) y la Ley de Matrimonio en el Extranjero de 1959 (para el matrimonio fuera de la India). La Ley de Restricción del Matrimonio Infantil de 1929, enmendada en 1978 para evitar la celebración de matrimonios infantiles, también se aplica a los discapacitados. Una persona discapacitada no puede actuar como tutor de un menor en virtud de la Ley de Tutores y

La Ley de Tutores y Tutelados de 1890 establece que una persona discapacitada no puede actuar como tutor de un menor si la discapacidad es de tal grado que no puede actuar como tutor del menor. La Ley de tutela y minorías hindúes de 1956 adopta una posición similar, al igual que la Ley musulmana.

Ley de vivienda justa 2020

a) Que las personas con discapacidad no sean excluidas del sistema educativo general por razón de su discapacidad, y que los niños y niñas con discapacidad no sean excluidos de la educación primaria gratuita y obligatoria, ni de la educación secundaria, por razón de su discapacidad;

5. 5. Los Estados Partes asegurarán que las personas con discapacidad puedan acceder a la educación terciaria general, la formación profesional, la educación de adultos y el aprendizaje permanente sin discriminación y en igualdad de condiciones con las demás. A tal fin, los Estados Partes asegurarán que se realicen ajustes razonables para las personas con discapacidad.

Ley de vivienda justa de 1988

Cuando en un procedimiento parece necesario o conveniente que se venda una propiedad, el Tribunal puede ordenar la venta y puede ordenar a una persona que esté en posesión de la propiedad o que reciba las rentas, beneficios o ingresos de la misma que se una a la venta y a la transferencia de la misma y que entregue la posesión o el recibo al comprador o a la persona designada por el Tribunal. (MR 658, 680; ER 31/1.)

En una acción de obligatoriedad en la que el obligacionista tiene derecho a una carga sobre cualquier propiedad, el Tribunal, si considera que eventualmente debe haber una venta de la propiedad, puede ordenar la venta antes o después de la sentencia, independientemente de que todas las personas interesadas sean determinadas o notificadas. (MR 680b.)

Cuando se dicte una orden de venta de un bien, el Tribunal podrá permitir a cualquier persona que dirija la venta que venda el bien de la manera que considere justa o que el Tribunal indique. (ER 31/2.)

El resultado de una venta por orden del Tribunal será certificado por la persona que dirija la venta. El certificado se hará en el formulario 51, se verificará mediante una declaración jurada y se presentará inmediatamente después de la finalización de la venta. (MR 685a; ER 31/3.)

Sobre el autor

Ir arriba