Como calcular el precio de venta al publico

cómo calcular el precio de venta de un producto

Fijar los precios adecuados para sus productos es un acto de equilibrio. Un precio bajo no siempre es lo ideal, ya que el producto puede registrar un buen flujo de ventas sin obtener beneficios (y a todos nos gusta comer y pagar nuestras facturas, ¿verdad?). Del mismo modo, cuando un producto tiene un precio elevado, un minorista puede ver menos ventas y “echar a los clientes más conscientes del presupuesto”, perdiendo posicionamiento en el mercado.

En definitiva, cada pequeña empresa tendrá que hacer sus deberes. Los minoristas tienen que tener en cuenta factores como los costes de producción y comerciales, las tendencias de los consumidores, los objetivos de ingresos y los precios de la competencia. Aun así, fijar el precio de un nuevo producto, o incluso de una línea de productos ya existente, no es pura matemática. De hecho, ese puede ser el paso más sencillo del proceso.

Esto se debe a que los números se comportan de forma lógica. Los humanos, en cambio, podemos ser mucho más complejos. Sí, hay que hacer las cuentas. Pero también hay que dar un segundo paso que va más allá de los datos y los cálculos numéricos.

Muchos minoristas comparan sus decisiones de precios con la fijación de precios clave (que se explica a continuación), que básicamente consiste en duplicar el coste de un producto para establecer un margen de beneficio saludable. Sin embargo, en muchos casos, usted querrá marcar sus productos por encima o por debajo de eso, dependiendo de una serie de factores.

ejemplo de lista de precios al por mayor

Calcular los precios de venta al público es una ciencia imperfecta. Con una gran variedad de opiniones sobre cómo negociar los márgenes, determinar los precios de venta al por mayor y calcular los precios de coste, las opciones para fijar el mejor precio de sus productos son aparentemente infinitas.

Tanto si es una marca que quiere vender sus productos por sí misma como si es un minorista que intenta determinar los precios, una vez que sepa cómo determinar los precios de coste y los precios al por mayor, descubrirá que calcular las ventas al por menor es mucho más fácil.

Hay una gran cantidad de gastos asociados al precio de coste. Sus cálculos del precio de coste deben incluir la cantidad total de capital gastado en todo, desde las materias primas, la mano de obra, el alquiler, los servicios públicos, los salarios y más. Además, no olvide incluir los costes de pre-fabricación. El tiempo invertido en la ideación, la búsqueda de un socio para la fabricación y el transporte son aspectos que deben incluirse en el precio de coste.

Tu precio de venta al por mayor debe ser el precio más bajo que estás dispuesto a aceptar de los minoristas por tus productos (los minoristas los revenderán luego con un beneficio a los consumidores). Una buena regla general para calcular el precio de venta al por mayor es tomar el precio de coste y añadir un margen de beneficio basado en los costes en los que se incurre al vender el producto más el beneficio añadido.

Como calcular el precio de venta al publico 2022

cómo calcular el precio de un producto

Cuando se dirige un negocio de venta al por menor, la fijación de precios es una de las tareas más importantes -aunque más difíciles- a las que se enfrenta. Fijar los precios y los márgenes de beneficio es, en muchos sentidos, una forma de arte perdida. Y aunque es algo que todo minorista necesita hacer, puede ser difícil encontrar números y fórmulas reales que le ayuden en el camino. Sin embargo, es fundamental elaborar una estrategia de precios sólida, así como comprender la gestión de la demanda en la distribución mayorista y minorista. Si la fijación de precios parece ser la perdición de su existencia, siga leyendo para aprender a calcular el precio de venta al público a partir de la venta al por mayor y el margen de beneficio.

La fijación de precios clave, también conocida como keystoning, es un método de fijación de precios sencillo y bastante común. Todo lo que tiene que hacer es tomar el precio que pagó por su producto, como las camisetas al por mayor, y duplicarlo para obtener un precio al por menor. Esto le da un margen de beneficio del 100%, lo que puede parecer extremo, pero no lo es.

Como minorista, tiene que vender su mercancía a un precio que produzca un beneficio lo suficientemente alto como para cubrir sus gastos generales. Tienes que pagar los salarios de los empleados, la publicidad, los servicios públicos, los pagos de los préstamos… la lista es interminable. Y todo eso hay que pagarlo antes incluso de pagarse a sí mismo. Si lo vemos así, cobrar el doble de lo que cuesta no parece tan extremo, ¿verdad?

Ir arriba