Multa por darse a la fuga en un control policial

cuánto tiempo de cárcel por huir y eludir en wisconsin

Un puesto de control aleatorio es una táctica militar y policial. En un contexto militar, los puestos de control implican la creación de un bloqueo apresurado por parte de la infantería móvil montada en camiones o vehículos blindados para interrumpir el movimiento no autorizado o no deseado o la actividad militar[1] y para comprobar la identificación válida y buscar contrabando, fugitivos o armas que no están permitidas en manos de civiles. Los puestos de control aleatorios se establecen para lograr la sorpresa, a diferencia de los puestos de control conocidos situados permanentemente, que los sospechosos podrían eludir. A menudo se establecen en lugares donde no pueden ser observados por el tráfico que se aproxima hasta que es demasiado tarde para retirarse y escapar sin ser observados[2].

Las unidades de policía equipadas con coches patrulla utilizan regularmente puntos de control aleatorios para detectar a los conductores sospechosos de conducir bajo los efectos del alcohol. La policía también recurre a controles apresurados para revisar los coches y los maleteros cuando persigue a un fugitivo armado y peligroso. Al igual que los controles militares, los controles de alcoholemia y los controles de fugitivos en carretera se sitúan en una zona en la que los conductores no pueden ver el control hasta que es demasiado tarde para retirarse, y los controles sólo se establecen de forma temporal.

cualquiera que huya de un oficial de policía usando un vehículo motorizado

“La Firma de Abogados Joslyn es altamente experimentada y reconocida nacionalmente por su Defensa Criminal y de DUI. Brian Joslyn es un abogado galardonado en Defensa Penal y de DUI que, junto con su equipo, ha manejado cientos de casos y ha ayudado a sus clientes a obtener los mejores resultados posibles.”

Cuando los presuntos infractores son acusados de no cumplir con la orden o la señal de un oficial de policía, además de operar un vehículo bajo la influencia del alcohol o las drogas (OVI) en Ohio, el presunto eludir o huir de la aplicación de la ley puede potencialmente resultar en sanciones aún más graves que sólo la conducción bajo la influencia (DUI) delito.

Los fiscales intentarán utilizar la supuesta huida y elusión como evidencia de que los presuntos delincuentes entraron en pánico porque sabían que estaban intoxicados. A menudo, puede haber explicaciones mucho más comprensibles para el fracaso de un automovilista para detener inmediatamente. En algunos casos, la persona huirá debido a una licencia suspendida o una orden de arresto pendiente.

En algunos casos, los conductores pueden haber tenido preocupaciones justificables de seguridad personal que les impidió parar tan pronto como sea posible. En ocasiones, el hecho de no parar puede estar basado en dudas razonables sobre la autenticidad porque el vehículo no estaba marcado o el agente no llevaba el uniforme tradicional. El clima también puede ser culpable y a veces la gente simplemente no vio ni escuchó ninguna señal para detenerse.

huir de una carga policial

Evadir o eludir a la policía puede ser acusado cuando alguien huye intencionalmente de la escena a pesar de que un oficial de policía le ordena detenerse. A veces puede ser acusado como un tipo de resistencia u obstrucción a la policía. Huir de la escena no tiene por qué ocurrir inmediatamente. Un conductor puede detenerse inicialmente en respuesta a una orden de la policía y luego huir a toda velocidad. Esto también puede apoyar un cargo de evasión de la policía, al igual que conducir a la policía en una persecución prolongada antes de detenerse finalmente. La evasión de la policía se acusa normalmente en el contexto de la huida del conductor, pero la evasión de la detención a pie puede ser acusada como un delito separado.

Es importante tener en cuenta que evadir a la policía requiere que la fiscalía pruebe que el acusado actuó intencionalmente. Si las pruebas sugieren que no se percató del agente o que no estaba en condiciones de oír la orden del agente, la acusación probablemente no podrá obtener una condena. O si alguien decide salirse de una carretera por la que circula un coche de policía, esto no equivale a evadir a la policía si no hubo orden de parar.

¿es la huida de la policía un delito grave?

AVISO: Esta opinión está sujeta a una revisión formal antes de su publicación en la edición preliminar de United States Reports. Se ruega a los lectores que notifiquen al Reporter of Decisions, Supreme Court of the United States, Washington, D. C. 20543, cualquier error tipográfico o de forma, a fin de que se puedan hacer correcciones antes de que la impresión preliminar vaya a la imprenta.

En agosto de 1998, la ciudad de Indianápolis comenzó a realizar controles de vehículos en las carreteras de Indianápolis en un esfuerzo por interceptar drogas ilegales. La ciudad llevó a cabo seis controles de este tipo entre agosto y noviembre de ese año, deteniendo a 1.161 vehículos y arrestando a 104 automovilistas. Cincuenta y cinco detenciones fueron por delitos relacionados con las drogas, mientras que 49 fueron por delitos no relacionados con las drogas. Edmond v. Goldsmith, 183 F.3d 659, 661 (CA7 1999). El “índice de aciertos” global del programa fue, por tanto, de aproximadamente el 9%.

Las partes estipularon los hechos relativos al funcionamiento de los puntos de control por parte del Departamento de Policía de Indianápolis (IPD) a efectos del procedimiento de requerimiento preliminar iniciado a continuación. En cada puesto de control, la policía detiene un número predeterminado de vehículos. Aproximadamente 30 agentes están apostados en el puesto de control. De acuerdo con las directrices escritas del jefe de policía, al menos un agente se acerca al vehículo, avisa al conductor de que se le va a detener brevemente en un punto de control de drogas y le pide que presente el permiso de conducir y la matrícula. El agente también busca signos de deterioro y realiza un examen del vehículo desde el exterior. Un perro detector de estupefacientes recorre el exterior de cada vehículo detenido.

Sobre el autor

Ir arriba