Central de riesgos del banco de españa

cirbe

Esta base de datos incluye a los clientes con un préstamo o crédito con la misma entidad superior a 6.000 euros. También incluye a los que tienen un riesgo indirecto de más de 60.000 euros. Estos clientes se eliminan cuando pagan su deuda. Sin embargo, el historial de cada cliente sigue estando a disposición de cualquier entidad, sin necesidad del consentimiento del cliente. Este historial puede, por supuesto, afectar a futuras decisiones de préstamo.

La CIRBE emite dos tipos de informes: un informe agregado que se facilita al titular y a las entidades, con datos agregados para cada tipo de riesgo; es decir, el importe total, con un resumen de los límites de crédito, tipos de garantías y plazos. Y un informe de riesgo detallado de las operaciones: el nombre de la entidad implicada, el detalle de la deuda y los riesgos adicionales. Este informe es sólo para el titular.

búsqueda de entidades reguladas del banco de españa

La Central de Riesgos del Banco de España, CIRBE, es una base de datos de carácter público y confidencial, que recoge información de los riesgos directos (préstamos y créditos) e indirectos (avales y garantías) por importe superior a 6.000 euros que las entidades de crédito tienen con sus clientes. . Consiste, por ejemplo, en el importe total pendiente de pago de todos los préstamos que una persona tiene a su nombre.Evidentemente, si la información de esta base de datos es incorrecta, por ejemplo, los créditos ya vencidos y pagados y siguen formando parte en la base de datos como un riesgo, la empresa puede tener un grave perjuicio para su negocio, ya que se verá condicionada a aplicar un crédito a una entidad financiera, independientemente del cuadro económico que puede percibir sus acreedores comerciales para mostrar un mayor riesgo real.

Lo primero que hay que saber es que la CIRBE no es un registro de morosos. La CIRBE, es un instrumento que es útil para los bancos, cuando necesitan conocer la situación de la deuda de un cliente. Por ejemplo, cuando una persona solicita un préstamo o un crédito. También es un instrumento que sirve al Banco de España como herramienta de control de las entidades financieras.

banco bde

Un registro de crédito es uno de los dos tipos principales de instituciones de información crediticia. Los registros de crédito generalmente se desarrollaron para apoyar el papel del Estado como supervisor de las instituciones financieras. En los casos en que existen registros de crédito, los préstamos que superan un determinado importe deben, por ley, registrarse en el registro nacional de crédito. En algunos casos, los registros de crédito tienen umbrales relativamente altos para los préstamos que se incluyen en sus bases de datos. Los registros de crédito tienden a controlar los préstamos realizados por las instituciones financieras reguladas.

Una de las principales diferencias en comparación con los burós de crédito -el otro tipo principal de institución de información crediticia- es que los registros de crédito tienden a ser entidades públicas. Suelen estar gestionados por bancos centrales o agencias de supervisión bancaria.    En cambio, los burós de crédito tienden a ser empresas de propiedad y gestión privadas.

Más concretamente, los datos de los registros de crédito están orientados al uso por parte de los responsables políticos, los reguladores y otros funcionarios. Con el telón de fondo de la crisis financiera, muchos países se han esforzado por optimizar los datos de los registros de crédito para que puedan utilizarse mejor en la regulación y supervisión macroprudencial. En comparación con los registros de crédito, los burós de crédito, como empresas comerciales de propiedad privada, tienden a atender las necesidades de información de los prestamistas comerciales. Por lo tanto, suelen ofrecer servicios de valor añadido, como puntuaciones de crédito y servicios de cobro.

comprobación del crédito de una empresa española

Una oficina de crédito es una agencia de recopilación de datos que reúne información sobre las cuentas de varios acreedores y proporciona esa información a una agencia de información al consumidor en Estados Unidos, a una agencia de referencia de crédito en el Reino Unido, a un organismo de información crediticia en Australia, a una empresa de información crediticia (CIC) en la India, a una entidad de acceso especial en Filipinas y también a prestamistas privados[1] No es lo mismo que una agencia de calificación crediticia.

Una agencia de información crediticia es una organización que proporciona información sobre los hábitos de préstamo y pago de facturas de los individuos[2] Estas instituciones de información crediticia reducen el efecto de la información asimétrica entre prestatarios y prestamistas, y alivian los problemas de selección adversa y riesgo moral. Por ejemplo, una información crediticia adecuada podría facilitar a los prestamistas la selección y el seguimiento de los prestatarios, así como evitar la concesión de préstamos a personas de alto riesgo[3] Los prestamistas la utilizan para evaluar la solvencia, la capacidad de devolver un préstamo, y pueden afectar al tipo de interés y a otras condiciones de un préstamo. Los tipos de interés no son iguales para todo el mundo, sino que pueden basarse en la fijación de precios en función del riesgo, una forma de discriminación de precios basada en los diferentes riesgos esperados de los distintos prestatarios, según su calificación crediticia. Los consumidores con un mal historial crediticio o con obligaciones de deuda adjudicadas por los tribunales, como embargos fiscales o quiebras, pagarán un tipo de interés anual más alto que los consumidores que no tienen estos factores. Además, los responsables de la toma de decisiones en ámbitos no relacionados con el crédito al consumo, como la selección de personal y la suscripción de seguros de propiedad y accidentes, dependen cada vez más de los registros de crédito, ya que los estudios han demostrado que dichos registros tienen valor predictivo[4]. Al mismo tiempo, los consumidores también se benefician de un buen sistema de información crediticia, ya que reduce el efecto del monopolio del crédito por parte de los bancos[5] y proporciona incentivos para que los prestatarios devuelvan sus préstamos a tiempo.

Ir arriba