Diferencia entre tarjeta de debito y credito

Tarjeta de cajero automático

La principal diferencia entre una tarjeta de débito y una de crédito es la forma de pago. En una tarjeta de débito, el pago se carga directamente en la cuenta corriente del titular. Por lo tanto, sólo permite realizar cargos hasta el límite de los fondos de la cuenta. Con la tarjeta de crédito se puede pagar aunque no se tengan fondos, ya que se puede aplazar el cargo hasta el mes siguiente. De este modo, el titular contrae una deuda con el banco.

Antes de conceder una tarjeta de crédito, el banco estudia la viabilidad, se asegura de que el cliente es solvente y le asigna un límite máximo de crédito. El crédito se puede devolver de diferentes formas: a final de mes (un día establecido del mes siguiente a la compra), a porcentaje (se paga cada mes) o a un tipo fijo (esta modalidad se conoce como revolving, y consiste en pagar una cantidad fija establecida).

Las tarjetas de crédito permiten financiar: pagar a plazos y realizar sus compras sin tener que abonar el importe total del pago siempre que no se supere el límite concedido por el Banco. Esto significa que al titular se le cobran intereses si decide aplazar el pago. En cambio, con las tarjetas de débito, el importe se carga directamente en la cuenta del titular y se deduce directamente del saldo.

Comentarios

Es fácil confundir las tarjetas de crédito con las de débito. Ambas tarjetas tienen el mismo tamaño, el mismo número de 16 dígitos e incluyen el nombre y la fecha de caducidad de la tarjeta. Ambas facilitan los pagos sin efectivo y la retirada de dinero de un cajero automático. ¿Pero son iguales? No, no lo son. Una tarjeta de crédito y una de débito son completamente diferentes. Una tarjeta de crédito permite al titular pedir dinero prestado a un banco, mientras que una tarjeta de débito permite al titular retirar dinero de su cuenta de ahorros en cualquier parte del mundo. Siga leyendo para conocer la diferencia entre la tarjeta de crédito y la de débito, sus pros y sus contras y cómo utilizarlas de forma inteligente.

Con números de tarjeta de 16 dígitos, fechas de caducidad, bandas magnéticas y chips EMV, las tarjetas de crédito y de débito son casi similares, y ambas pueden hacer que comprar en las tiendas o en Internet sea fácil y cómodo. Las tarjetas de débito te permiten gastar dinero retirando fondos de tu cuenta bancaria. Las tarjetas de crédito le permiten pedir prestado dinero al emisor de la tarjeta para realizar transacciones o retirar dinero en efectivo hasta un límite determinado.

American express

Las tarjetas de débito suelen extraer fondos de una cuenta corriente, mientras que las tarjetas de crédito cargan las compras utilizando una línea de crédito. Con una tarjeta de débito, estás gastando dinero de tus propios fondos. Si utilizas una tarjeta de crédito, estarás pidiendo prestado el dinero y, en algún momento, tendrás que devolverlo al emisor de la tarjeta, quizá con intereses incluidos.

La mayor ventaja de usar una tarjeta de débito para hacer compras es que no estás creando una deuda y los intereses que ésta puede acumular. Por eso, si quieres mantenerte (o liberarte) de las deudas, una tarjeta de débito es probablemente la mejor opción.

El uso de una tarjeta de débito también le ayuda a liberarse de la carga de los intereses que puede conllevar el uso de la tarjeta de crédito. A menos que pagues el saldo todos los meses, cualquier cargo que hagas acumula intereses. Y eso puede acabar costándote mucho.

El mayor inconveniente de las tarjetas de débito es la posibilidad de gastar más de lo que tienes en tu cuenta, lo que puede dar lugar a gastos por sobregiro.  Esto puede resultar caro rápidamente. Por eso es importante controlar los fondos disponibles y no gastar lo que no se tiene.

Cómo obtener una tarjeta de débito

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Las tarjetas de crédito y las de débito suelen tener un aspecto casi idéntico, con números de tarjeta de 16 dígitos, fechas de caducidad y bandas magnéticas y chips EMV. Ambas pueden hacer que sea fácil y cómodo hacer compras en las tiendas o en línea, con una diferencia clave. Las tarjetas de débito le permiten gastar dinero sacando los fondos que ha depositado en el banco. Las tarjetas de crédito le permiten pedir prestado dinero al emisor de la tarjeta hasta un determinado límite para comprar artículos o retirar dinero en efectivo.

Probablemente tenga en su cartera al menos una tarjeta de crédito y otra de débito. La comodidad y la protección que ofrecen son difíciles de superar, pero tienen importantes diferencias que podrían afectar sustancialmente a su bolsillo. A continuación te explicamos cómo decidir cuál utilizar para satisfacer tus necesidades de gasto.

Sobre el autor

Ir arriba